Bloc

Pàgina 1 de 30

El Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente ha sacado a información pública el proyecto de real decreto por el cual declara el corredor de migración de cetáceos en el Mediterráneo como área marina protegida. Así, con el anuncio de la consulta pública se despeja el camino para conseguir que el Convenio de Barcelona apruebe la declaración de este corredor migratorio de cetáceos como ZEPIM.De esta manera, este enclave se incluirá en la lista de zonas de especial protección de importancia para el Mediterráneo (ZEPIM) dentro del Convenio de Barcelona.

El decreto establece que quedarán prohibidas en el citado corredor las actividades extractivas de cualquier tipo que no estén en vigor actualmente, lo que implica que, por lo tanto, no podrán ser autorizados los proyectos de prospecciones petrolíferas actualmente en tramitación.

En esta zona están en trámite doce permisos de investigación de hidrocarburos solicitados por la petrolera Cairn Energy en el golfo de León, así como otra petición en el mismo sentido (el proyecto Medusa) promovida frente a las costas de Tarragona. Estas dos zonas se solapan con grandes áreas del citado corredor.

Protección asegurada

Se estima que, de esta manera, se evita definitivamente la posibilidad de desarrollar proyectos “que hubieran podido generar un impacto ambiental crítico e irreversible sobre las poblaciones de fauna marina”, según la Alianza Mar Brava, que lleva años promoviendo esta protección.

También se prohibirá la realización de sondeos acústicos con cañones de aire comprimido (usados por las empresas de servicios petroleras para buscar yacimientos de hidrocarburos) y otras fuentes de ruido submarino, “una amenaza invisible pero que daña gravemente la intrincada red de la vida marina”, añade la Aliança Mar Blava.

Conferencia del Convenio de Barcelona

La protección de este corredor ecológico como zona de especial protección de importancia para el Mediterráneo (ZEPIM) deberá ser ratificada dentro del Convenio de Barcelona cuya próxima conferencia tendrá lugar entre el 17 y el 20 de diciembre en Tirana (Albania).

No obstante, tal declaración estaba supeditada a que el Gobierno español cumpliera previamente su compromiso. El pasado 6 de octubre, el Gobierno español se comprometió en la cumbre internacional Our Ocean, organizada por la UE, a convertir el citado corredor de migración de cetáceos en un área marina protegida”, dentro de la normativa española.

La protección previa en la normativa española y la aplicación de un régimen de protección eran condiciones necesarias para que pueda ser declarado ZEPIM por el Convenio de Barcelona.

Así, con el anuncio de la consulta pública del citado real decreto se despeja el camino para conseguir que el Convenio de Barcelona apruebe la declaración de este corredor migratorio de cetáceos como ZEPIM. Alianza Mar Blava presentará alegaciones a favor de las medidas que se proponen en el plazo de 30 días.

Lista extensa de apoyos

En los últimos meses se ha registrado una larga serie de apoyos significativos a la iniciativa: el Parlament balear, el Govern balear, la Generalitat de Cataluña, los consells insulares de Mallorca, Menorca, Formentera e Ibiza, el Ayuntamiento de Barcelona, los ayuntamientos de Palma, Ibiza, Mahón, Ciudadela, entre otros muchos de las Islas Baleares y, más recientemente, el Ayuntamiento de Valencia, así como las mayores ONG ecologistas de ámbito estatal y cerca de 50 instituciones científicas y entidades de conservación de los mares de todo el mundo, y decenas de renombrados científicos en este campo.

Altísimo valor

Este corredor de cetáceos tiene un altísimo valor ecológico por albergar una gran diversidad de especies: los rorcuales y los cachalotes, así como el delfín mular y el delfín listado o especies de cetáceos buceadores de gran profundidad como el calderón gris, el calderón común y el zifio de Cuvier, entre otras.

Además, es de especial relevancia por ser utilizado como zona de paso migratorio por el rorcual común hacia sus áreas de cría y alimentación en el norte del Mediterráneo. Todas estas especies tienen ya varios estatus de protección en varios regímenes de conservación nacionales e internacionales. Pese a ello, este valioso espacio está amenazado por varios proyectos de prospecciones petrolíferas cuya superficie de actuación prevista se solapa con la del propio corredor.

Ver artículo original en La Vanguardia

El objetivo en la práctica es blindar el Golfo de València. La precaución: que nadie más tenga la tentación de realizar prospecciones petrolíferas en este espacio marítimo ni en toda la franja mediterránea. Este jueves el pleno ordinario del Ayuntamiento de València aprobará una moción, suscrita por el equipo de gobierno, en la que el Govern de la Nau espera contar con el apoyo de la oposición, pese a las iniciales reticencias. En ella se solicita al Gobierno de España que lleve a efecto la declaración del corredor de migración de cetáceos de la demarcación marina levantino-balear como zona especialmente protegida de importancia para el mediterráneo (ZEPIM). Asimismo se reclamará la protección de la franja del Mediterráneo que pertenezca a la jurisdicción española de los daños que pudieran producir las actividades de prospección y explotación de hidrocarburos.

La moción se quiso presentar en el pleno de octubre como declaración institucional, pero fueron las dudas de los representantes del PP las que paralizaron esa intención. Se da la circunstancia de que la defensa del Mediterráneo y la oposición a las prospecciones petrolíferas fue uno de los caballos de batalla del ahora eurodiputado Esteban González Pons, cuando era conseller de Territorio y Vivienda. González Pons, que sigue contando en las ternas como posible candidato a la alcaldía de València, expuso entonces unos argumentos muy similares a los que ahora presentan desde el Govern de la Nau. La posición de los dos partidos de la oposición, PP y Ciudadanos, aún no está fijada y fuentes de ambas formaciones aseguraban este lunes a Valencia Plaza que la decidirán en el transcurso de las próximas horas. En el caso de Ciudadanos se da por seguro que se sumarán a la moción porque ya han apoyado mociones similares en el Congreso de los Diputados.

La que sí que es firme es la del equipo de gobierno que conforman Compromís, PSPV y VeC. La concejal de Bienestar Animal, Glòria Tello, de Compromís, quien será la encargada de defender la moción, la justificó porque “las metodologías utilizadas en las prospecciones sísmicas se han mostrado muy perjudiciales para la fauna y los sistemas marinos”, según aseguró a Valencia Plaza. “Este tipo de prospecciones se realizan mediante detonaciones que producen ondas sonoras”, explicó, “y los efectos adversos que producen este tipo de fuentes de sonido han sido descritos en diversos organismos, aves y cetáceos”.

Es por eso, dijo, que desde el equipo de gobierno y desde la Concejalía de Bienestar Animal han querido manifestar su “preocupación” por los efectos que estas operaciones pueden causar y es por eso que elevarán al pleno esta moción. “Todas estas operaciones introducen niveles muy altos de contaminación acústica en el medio marino, que resultan incompatibles con el desarrollo de las actividades vitales para muchos organismos marinos, y es por ello que pedimos a los miembros de la oposición que se sumen a esta moción que pretende proteger la vida de los animales que viven en nuestro mar”, dijo.

 

Las ZEPIM son figuras de protección de carácter internacional. Se trata de un conjunto de espacios costeros y marinos protegidos para garantizar la pervivencia de los recursos biológicos del mare nostrum. Estos espacios contienen ecosistemas típicos de la zona mediterránea o hábitat de especies en peligro que tienen un interés científico, estético o cultural especial. En la actualidad están consideradas como tales las islas Columbretes en la Comunitat Valenciana, las islas Medes y el cabo de Creus en Cataluña, la Mar Menor y la zona mediterránea oriental de la costa de Murcia, los fondos marinos del levante almeriense, el cabo de Gata-Níjar, los acantilados de Maro-Cerro Gordo y la isla de Alborán.

Con el apoyo de la UE

La posible inclusión del corredor de migración de cetáceos entre las ZEPIM cuenta con el apoyo implícito de la Comisión Europea. La Dirección General de Medio Ambiente de la CE se posicionó hace año y medio a favor de ella, si bien desde este organismo comunitario se recordó que es una competencia de los estados. Los responsables del organismo europeo se dirigieron al director general de Pesca y Medio Marino del Govern balear, Juan Mercant, para mostrar su apoyo. El político mallorquín había remitido una carta a Bruselas buscando aliados para que el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente aprobase la iniciativa, y los logró.

¿En qué cambiaría las cosas que el corredor migratorio fuera ZEPIM? Sobre todo en que el nuevo nivel de protección supondrá una garantía de futuro para la pervivencia de este ecosistema marino situado entre las costas de Cataluña, Comunidad Valenciana y Baleares. Si es considerado como zona protegida, dificultaría enormemente la viabilidad de los proyectos de prospecciones petrolíferas en el Mediterráneo que afectan al archipiélago balear y blindaría definitivamente al Golfo de València.

La prospección en este último espacio ya fue en su día archivada a petición de la propia concesionaria, Cairn Energy, ante la presión de entidades cívicas, grupos ecologistas e instituciones. La petrolera solicitó en junio de 2015 al Ministerio de Industria la extinción de sus permisos de exploración de hidrocarburos en el golfo valenciano. Fue Capricorn Spain Limited, la filial española de Cairn Energy, quien renunció a los permisos sin esperar el informe de impacto ambiental del Ministerio de Medio Ambiente, que se presumía negativo. En total, la empresa escocesa invirtió 7,4 millones de euros en estos trabajos.

En la moción que llegará el jueves al pleno se resalta como el “progresivo agravamiento” del nivel de ruido submarino en las últimas décadas en el Mediterráneo “pone en riesgo la supervivencia de las poblaciones de fauna marina, especialmente las de los cetáceos, como se evidencia en estudios científicos recientes”. En ella se indica también que un número significativo de áreas dentro de la cuenca mediterránea, “con importantes hábitats de cetáceos”, sufren una acumulación de ruido submarino generado por la injerencia humana. “Uno de esos puntos negros es el Corredor de Migración de Cetáceos del área marina localizada entre las costas de las Islas Baleares, Cataluña y la Comunitat Valenciana, entre el Golfo de València y el Golfo de León”, especifica el texto.

Además, se apunta que este corredor de migración de cetáceos se encuentra “seriamente amenazado” por el proyecto de prospecciones de la compañía Spectrum Geo Limited en el mar balear, así cómo por el denominado Medusa, solicitado por cuatro compañías petroleras frente a las costas de Tarragona. “En el caso de autorizarse estos proyectos, generaría un impacto ambiental crítico e irreversible sobre esas poblaciones de cetáceos”.

El Gobierno central también lo apoya

 

VALÈNCIA. El objetivo en la práctica es blindar el Golfo de València. La precaución: que nadie más tenga la tentación de realizar prospecciones petrolíferas en este espacio marítimo ni en toda la franja mediterránea. Este jueves el pleno ordinario del Ayuntamiento de València aprobará una moción, suscrita por el equipo de gobierno, en la que el Govern de la Nau espera contar con el apoyo de la oposición, pese a las iniciales reticencias. En ella se solicita al Gobierno de España que lleve a efecto la declaración del corredor de migración de cetáceos de la demarcación marina levantino-balear como zona especialmente protegida de importancia para el mediterráneo (ZEPIM). Asimismo se reclamará la protección de la franja del Mediterráneo que pertenezca a la jurisdicción española de los daños que pudieran producir las actividades de prospección y explotación de hidrocarburos.

La moción se quiso presentar en el pleno de octubre como declaración institucional, pero fueron las dudas de los representantes del PP las que paralizaron esa intención. Se da la circunstancia de que la defensa del Mediterráneo y la oposición a las prospecciones petrolíferas fue uno de los caballos de batalla del ahora eurodiputado Esteban González Pons, cuando era conseller de Territorio y Vivienda. González Pons, que sigue contando en las ternas como posible candidato a la alcaldía de València, expuso entonces unos argumentos muy similares a los que ahora presentan desde el Govern de la Nau. La posición de los dos partidos de la oposición, PP y Ciudadanos, aún no está fijada y fuentes de ambas formaciones aseguraban este lunes a Valencia Plaza que la decidirán en el transcurso de las próximas horas. En el caso de Ciudadanos se da por seguro que se sumarán a la moción porque ya han apoyado mociones similares en el Congreso de los Diputados.

La que sí que es firme es la del equipo de gobierno que conforman Compromís, PSPV y VeC. La concejal de Bienestar Animal, Glòria Tello, de Compromís, quien será la encargada de defender la moción, la justificó porque “las metodologías utilizadas en las prospecciones sísmicas se han mostrado muy perjudiciales para la fauna y los sistemas marinos”, según aseguró a Valencia Plaza. “Este tipo de prospecciones se realizan mediante detonaciones que producen ondas sonoras”, explicó, “y los efectos adversos que producen este tipo de fuentes de sonido han sido descritos en diversos organismos, aves y cetáceos”.

Es por eso, dijo, que desde el equipo de gobierno y desde la Concejalía de Bienestar Animal han querido manifestar su “preocupación” por los efectos que estas operaciones pueden causar y es por eso que elevarán al pleno esta moción. “Todas estas operaciones introducen niveles muy altos de contaminación acústica en el medio marino, que resultan incompatibles con el desarrollo de las actividades vitales para muchos organismos marinos, y es por ello que pedimos a los miembros de la oposición que se sumen a esta moción que pretende proteger la vida de los animales que viven en nuestro mar”, dijo.

Las ZEPIM son figuras de protección de carácter internacional. Se trata de un conjunto de espacios costeros y marinos protegidos para garantizar la pervivencia de los recursos biológicos del mare nostrum. Estos espacios contienen ecosistemas típicos de la zona mediterránea o hábitat de especies en peligro que tienen un interés científico, estético o cultural especial. En la actualidad están consideradas como tales las islas Columbretes en la Comunitat Valenciana, las islas Medes y el cabo de Creus en Cataluña, la Mar Menor y la zona mediterránea oriental de la costa de Murcia, los fondos marinos del levante almeriense, el cabo de Gata-Níjar, los acantilados de Maro-Cerro Gordo y la isla de Alborán.

Con el apoyo de la UE

La posible inclusión del corredor de migración de cetáceos entre las ZEPIM cuenta con el apoyo implícito de la Comisión Europea. La Dirección General de Medio Ambiente de la CE se posicionó hace año y medio a favor de ella, si bien desde este organismo comunitario se recordó que es una competencia de los estados. Los responsables del organismo europeo se dirigieron al director general de Pesca y Medio Marino del Govern balear, Juan Mercant, para mostrar su apoyo. El político mallorquín había remitido una carta a Bruselas buscando aliados para que el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente aprobase la iniciativa, y los logró.

¿En qué cambiaría las cosas que el corredor migratorio fuera ZEPIM? Sobre todo en que el nuevo nivel de protección supondrá una garantía de futuro para la pervivencia de este ecosistema marino situado entre las costas de Cataluña, Comunidad Valenciana y Baleares. Si es considerado como zona protegida, dificultaría enormemente la viabilidad de los proyectos de prospecciones petrolíferas en el Mediterráneo que afectan al archipiélago balear y blindaría definitivamente al Golfo de València.

La prospección en este último espacio ya fue en su día archivada a petición de la propia concesionaria, Cairn Energy, ante la presión de entidades cívicas, grupos ecologistas e instituciones. La petrolera solicitó en junio de 2015 al Ministerio de Industria la extinción de sus permisos de exploración de hidrocarburos en el golfo valenciano. Fue Capricorn Spain Limited, la filial española de Cairn Energy, quien renunció a los permisos sin esperar el informe de impacto ambiental del Ministerio de Medio Ambiente, que se presumía negativo. En total, la empresa escocesa invirtió 7,4 millones de euros en estos trabajos.
Fachada del Ayuntamiento de València.

En la moción que llegará el jueves al pleno se resalta como el “progresivo agravamiento” del nivel de ruido submarino en las últimas décadas en el Mediterráneo “pone en riesgo la supervivencia de las poblaciones de fauna marina, especialmente las de los cetáceos, como se evidencia en estudios científicos recientes”. En ella se indica también que un número significativo de áreas dentro de la cuenca mediterránea, “con importantes hábitats de cetáceos”, sufren una acumulación de ruido submarino generado por la injerencia humana. “Uno de esos puntos negros es el Corredor de Migración de Cetáceos del área marina localizada entre las costas de las Islas Baleares, Cataluña y la Comunitat Valenciana, entre el Golfo de València y el Golfo de León”, especifica el texto.

Además, se apunta que este corredor de migración de cetáceos se encuentra “seriamente amenazado” por el proyecto de prospecciones de la compañía Spectrum Geo Limited en el mar balear, así cómo por el denominado Medusa, solicitado por cuatro compañías petroleras frente a las costas de Tarragona. “En el caso de autorizarse estos proyectos, generaría un impacto ambiental crítico e irreversible sobre esas poblaciones de cetáceos”.
El Gobierno central también lo apoya

Igualmente se recuerda que el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente ha iniciado ya los trámites para la declaración de dicho corredor como ZEPIM. De hecho el pasado 6 de octubre el Gobierno se comprometió en la cumbre internacional Our Ocean, organizada por la Unión Europea, a convertir el corredor en un área marina protegida dentro de la normativa española. En principio, por lo adelantado por la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar, la decisión se hará oficial este próximo diciembre.

Por otro lado, la moción recuerda también que el Congreso de los Diputados esta tramitando una proposición de ley para la protección del mar Mediterráneo que pertenece a la jurisdicción española de los daños que pudieran producir la exploración, investigación y explotación de hidrocarburos y otras sustancias minerales. Esta proposición, después de ser aprobada por unanimidad en el Parlamento balear, ha iniciado su camino en las Cortes Generales. En ella se plantea, en un artículo único, la exclusión de las actividades de exploración, investigación y explotación de hidrocarburos en la zona del mar Mediterráneo sobre la cual el estado español ejerza o pueda ejercer jurisdicción.

En la moción del pleno València se instará al Gobierno de España a apoyar a la tramitación en el Congreso de los Diputados de la proposición de ley y a que, mientras se tramita, se apruebe y aplique una moratoria de efecto inmediato a la presentación de nuevas solicitudes de permisos de investigación, exploración y explotación de hidrocarburos, así cómo de proyectos de exploración de hidrocarburos en el Mediterráneo español.

Ver artículo original en valenciaplaza

El Ayuntamiento de Barcelona pide que se proteja el corredor de migración de los cetáceos del Mediterráneo como un ecosistema marino que sufre todo tipo de amenazas que ponen en riesgo no sólo a los cetáceos, sino a otros animales como las tortugas.

El consistorio quiere sensibilizar sobre los peligros que acechan a los cetáceos, como la contaminación acústica, y considera “fundamental proteger y asegurar la preservación de la biodiversidad marina como parte esencial de la calidad del litoral“.

Por ello, el Ayuntamiento de Barcelona apoya que el litoral catalán sea declarado zona especialmente protegida de importancia a Mediterráneo (ZEPIM).

El Ayuntamiento de Barcelona, junto con la Alianza Mar Azul, ha organizado para mañana una jornada de debate científico y ambiental sobre la importancia ecológica y el estado del proceso para la protección en el ámbito estatal e internacional del corredor de migración de cetáceos de la demarcación marina valencianobalear del Mediterráneo.

También abordarán el problema de la contaminación acústica submarina, una amenaza invisible pero que daña gravemente la vida en el mar.

La jornada se hará pocas semana antes de que se celebre la próxima Conferencia de las Partes (COP) del Convenio de Barcelona, a mediados de diciembre en Tirana (Albania).

Fuentes municipales han recordado que está previsto en Tirana se declare este corredor migratorio de cetáceos como zona especialmente protegida de importancia para el Mediterráneo (ZEPIM), “si el Gobierno español cumple previamente el compromiso adquirido internacionalmente y da los pasos necesarios para ello en las próximas semanas“.

En 2016, el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, con el apoyo explícito de la Comisión Europea, inició los trámites para declarar el corredor como ZEPIM en su próxima cumbre de diciembre de 2017.

También el pasado 6 de octubre pasado, el Gobierno se comprometió en la cumbre internacional “Our Ocean”, organizada por la Unión Europea, a convertir el corredor de migración de cetáceos mencionado en un área marina protegida, dentro de la normativa española.

Según ha resaltado el Ayuntamiento de Barcelona en un comunicado, este corredor “es de altísimo valor ecológico por alojar una gran diversidad de especies de cetáceos, incluyendo la segunda y tercera especie más grande de la Tierra: los rorcuales y los cachalotes, así como el delfín mular y el delfín listado y especies de cetáceos buceadores como el calderón gris, el calderón común y el zífid de Cuvier, entre otros”.

También es utilizado como zona de paso migratorio por el rorcual común hacia sus áreas de cría y alimentación en el norte del Mediterráneo.

Sin embargo, según el consistorio, este valioso espacio está amenazado por varios proyectos de prospecciones petrolíferas con una superficie de actuación prevista que coincide con la del mismo corredor.

Ver artículo original en La Vanguardia

  • Dimarts, 14 de novembre de 2017 de 10:30 a 18:00
  • Museu Marítim de Barcelona. Edifici de les Drassanes Reials
  • Av. Drassanes, S/N, Barcelona

Imatges de l’acte

La primera jornada s’ha celebrat avui a Palma i demà tindran lloc a Inca i Artà

La sala d’actes de la Misericòrdia ha estat avui horabaixa l’escenari de la “Jornada per a la protecció del corredor de cetacis de la Mediterrànea. Prospeccions petrolieres i contaminació acústica”, organitzada pel Departament de Medi Ambient del Consell de Mallorca amb la col·laboració de l’Aliança Mar Blava. L’objectiu és contribuir a conscienciar i a sensibilitzar la ciutadania sobre la necessitat de protegir els nostres ecosistemes marins de les diferents amenaces greus que en posen en risc la viabilitat, com les prospeccions petrolieres, la contaminació acústica submarina i el canvi climàtic.

La consellera de Medi Ambient, Sandra Espeja, ha estat donat la benvingut al més de mig centenar de persones assistents a l’acte. El coordinador tècnic de l’Aliança Mar Blava ha estat el primer en presentar la seva ponència per donar a conèixer l’evolució i la situació actual dels projectes de prospeccions d’hidrocarburs en tramitació en aigües balears i l’impacte que tindrà en la fauna marina i en el medi ambient.

Posteriorment s’ha projectat el documental Sonic Sea, que versa sobre el problema de la contaminació acústica submarina, produïda principalment per les activitats de recerca d’hidrocarburs, la navegació marítima i les maniobres militars amb sonars.

A continuació, el catedràtic de física de la terra de la UIB, Damià Gomis ha estat impartit una conferència sobre l’impacte esperat del canvi climàtic a Mallorca i al conjunt de Balears a partir de les conclusions de les projeccions climàtiques futures.

Per altra banda, el biòleg especialista en mamífers marins, Txema Brotons s’ha centrat en al importància del corredor de migració de cetacis de la demarcació llevant-balear. De fet, des de 2015 l’Aliança Mar Blava fa feina perque sigui declarada Zona Especialment Protegida de Importància per a la Mediterrania (ZEPIM) pel conveni de Barcelona.

Finalment, la consellera Sandra Espeja ha explicat la importància de l’adhesió del Consell de Mallorca i altres institucions públiques a l’Aliança Mar Blava i a la seva lluita contra les prospeccions petrolieres.

A continuació els ponents han participat d’un col·loqui moderat per la periodista Marina Heredero.

Les jornades continuaran demà a Inca a les 11 hores al Museu del Calçat i a Artà a les 18 hores a la sala d’actes de la Biblioteca municipal Na Batlessa.

Actualment hi ha una sèrie de projectes de prospeccions petrolieres a la demarcació marina del llevant balear. El propòsit final de tots aquests projectes és extreure petroli o gas del subsòl marí en aigües profundes, per mitjà de plataformes petrolieres a alta mar. Projectes de la mateixa naturalesa que el que ocasionà el vessament de cru més important de la història: el de la plataforma Deepwater Horizon de British Petroleum al golf de Mèxic el 20 d’abril de 2010. Un desastre ambiental i econòmic que afectà la pesca i el turisme, l’efecte negatiu del qual es perllongarà durant dècades.

La Mediterrània és una mar tancada. En cas d’accident a una plataforma petroliera o en el transport d’hidrocarburs, els corrents abundants, profunds i superficials propis d’aquesta mar, traslladarien la contaminació amb facilitat d’una zona a una altra, i multiplicarien els efectes negatius sobre el seu ric ecosistema i la seva notable i variada fauna i flora.

http://www.conselldemallorca.net/?action=news&id_article=28533

 

Pàgina 1 de 30
© 2017 Alianza Mar Blava