Actualidad

Página 1 de 75

COMUNICADO DE PRENSA
15 de octubre de 2018

El miércoles 17 de octubre por la tarde, en la Sala de Actos del Parlament balear

LA SOSTENIBILIDAD DE LA MOVILIDAD EN BALEARES, A DEBATE

Se analizarán las principales tendencias en movilidad sostenible y se discutirán las propuestas al respecto del Proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética

La movilidad en las Islas Baleares es, actualmente, claramente insostenible, tanto desde el punto de vista social como desde el medioambiental. Así lo perciben los ciudadanos para quienes la masificación de los coches es el principal problema en el ranking sus preocupaciones en relación al medio ambiente (39% de los encuestados), según refleja el Ecobarómetro balear de 2017 (ECOBAL17).

Esta negativa percepción de la movilidad que muestran los ciudadanos es coherente con el crecimiento del parque de vehículos en los últimos años. Según datos del Instituto Balear de Estadística (IBESTAT), el total de vehículos de todo tipo en el archipiélago en 2017 superaba ligeramente el millón de unidades (1.001.842), un incremento de más del 65% desde 1997 (604.365), lo que implica un incremento medio anual del 3,4%. De este millón de vehículos, el 13% del total de los turismos (y un 9,5% del total de vehículos) son coches de alquiler (unos 100.000, solo la mitad de ellos domiciliados en las islas).

En 2017, la inmensa mayoría (un 99,09%) de ese millón de vehículos usaban gasóleo (38,49%) o gasolina (60,60%). Es decir, vehículos “fósiles” con motor de combustión interna de combustibles fósiles derivados del petróleo, y por tanto, en su conjunto, una gran fuente de emisión de dióxido de carbono (CO2), principal gas de efecto invernadero, además de otros contaminantes atmosféricos.

Sólo el 0,91% restante (9.148 vehículos) funcionaban con “Otros carburantes”, según la estadística del IBESTAT (que no desglosa más ese apartado), un exiguo porcentaje que agrupa a vehículos eléctricos, híbridos, y a todos los demás térmicos que funcionan con gas licuado de petróleo (GLP) y otros productos que son también combustibles fósiles.

El Proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética del Govern balear establece que las administraciones públicas adoptarán las medidas necesarias para que en el año 2050 la totalidad de los vehículos de motor que circulen por las redes viarias de las Islas Baleares sean libres de emisiones.

Así, a partir del 1 de enero de 2025 quedará prohibida la circulación en las Islas Baleares de motocicletas y turismos que utilicen diésel como combustible y el 1 de enero de 2035 sucederá lo mismo para motocicletas, turismos, furgones y furgonetas que no sean libres de emisiones. Ésta ha sido una de las medidas que más críticas han suscitado en determinados sectores empresariales.

Por otra parte, la ley prevé la transformación progresiva de las flotas de vehículos de alquiler desde 2020, cuando un 2% de los vehículos deberán ser eléctricos, hasta alcanzar el 100% de éstos en 2035. Esta medida también ha sido objeto de fuerte discusión.

Para debatir sobre estas controvertidas cuestiones, Alianza Mar Blava y la European Climate Foundation han organizado en el Parlament balear la jornada titulada “Movilidad sostenible en las Islas Baleares, que tendrá lugar el próximo miércoles 17 de octubre, en la Sala de Actos del Parlament (ver programa al final del comunicado) y contará con dos mesas redondas donde diversos expertos en la materia y representantes de Administraciones públicas y empresas de las Islas Baleares plantearán sus posturas al respecto.

En la primera mesa, en la que se estudiará la complejidad de la sostenibilidad en la movilidad desde diversos ángulos y las tendencias principales para avanzar en esta materia, expondrán sus puntos de vista: Antonio Lucio, experto en movilidad sostenible y ex-director de la Fundación Movilidad del Ayuntamiento de Madrid; Isabell Büschel, Delegada en España de la Federación Europea de Transporte y Medio Ambiente (T&E); Juan Luis Plá, Director de Relaciones Institucionales de Nissan en España; Miguel Antonio Peña, Investigador Científico del CSIC y Secretario de la Asociación Española del Hidrógeno (AeH2) y un responsable de Red Eléctrica Española (REE).

La segunda mesa redonda estará centrada en la problemática de la movilidad en las Islas Baleares y específicamente dedicada a la discusión de las propuestas sobre movilidad sostenible contenidas en la Ley de Cambio Climático y Transición Energética del Govern balear. En esta mesa intervendrán: Jaume Mateu, Director General de Movilidad y Transporte de la Consejería de Territorio, Energía y Movilidad del Govern de les Illes Balears; Ramón Reus, Presidente de la Agrupación Empresarial de Alquiler de Vehículos con y sin conductor de Baleares (AEVAB); Joan Ferrer, Teniente de Alcalde de Movilidad del Ayuntamiento de Palma y Andrés Vidal, Director General de Auto Vidal.

El objetivo de Alianza Mar Blava y la European Climate Foundation es conseguir un amplio consenso en la sociedad balear al respecto de la necesidad de hacer frente de forma eficaz al desafío climático.

FIN DE COMUNICADO
Para más información, llamar a:
– Carlos Bravo, Coordinador del Secretariado Técnico de Alianza Mar Blava (+34 626 99 82 41)
– Sarah Oppenheimer, European Climate Foundation (+44 7879 430391)

Invitación tercera jornada (Castellano)

Desde Alianza Mar Blava queremos expresar nuestro pesar por la tragedia acaecida en la localidad de Sant LLorenç des Cardassar así como nuestra solidaridad con las víctimas del terrible suceso.

Si bien es cierto que no es posible achacar al cambio climático la ocurrencia de ningún evento meteorológico concreto, como la tromba de agua sufrida ayer por Sant Llorenç, no es menos cierto que todos los escenarios climáticos apuntan que a medida que el cambio climático siga agravándose irá aumentando la posibilidad de que se produzcan fenómenos meteorológicos extremos como es el que estamos lamentando hoy.

En relación con esto, queremos recordar que el municipio de Sant LLorenç des Cardassar es, desde mayo de 2016, miembro de la Alianza Mar Blava y en el correspondiente acuerdo plenario de adhesión manifestó su preocupación por el problema del cambio climático, provocado por el uso de combustibles fósiles, y, en consecuencia, a favor de prohibir la actividades de exploración y explotación de hidrocarburos, para evitar agravar este problema y no perpetuar el insostenible modelo energético actual.

Toda nuestra solidaridad y cariño con la población de Sant Llorenç des Cardassar.

SUSPENDIDA la jornada de debate sobre la ley de cambio climático y transición energética prevista para hoy en el Parlament balear, debido a la tragedia sufrida por la localidad de Sant Llorenç des Cardassar.

Debido a, este luctuoso suceso, el Parlament ha suspendido toda actividad durante 3 días y por lo tanto, lógicamente, la nuestra no se podrá llevar a cabo.

De nuevo, toda nuestra solidaridad y cariño con la población de Sant Llorenç des Cardassar.

El IPCC ya demostró científicamentelacorrelación directa existente entre las emisiones de gases de efecto invernaderoprovocados por el ser humano y el calentamiento global del planeta.

Estamos actuando demasiado despacio, pese a la gravedad del cambio climático que ya nos está afectando, y nos estamos quedando sin tiempo para evitar sus efectos más desastrosos.

Esa es una de las claras advertencias que se desprenden de las conclusiones del nuevo informe, dado a conocer esta semana en Corea del Sur, del Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático (IPCC, siglas inglesas de Intergovernmental Panel on Climate Change), organismo científico auspiciado por Naciones Unidas y autoridad internacionalmente aceptada sobre esta materia.

El IPCC ya demostró científicamente hace tiempo la correlación directa existente entre las emisiones de gasesde efecto invernadero provocados por el ser humano (debido al uso de combustibles fósiles y las alteraciones en el uso del suelo) y el calentamiento global del planeta que está provocando el cambio climático que ya estamos sufriendo (aunque algunos, cada vez menos, todavía no lo quieran ver).

Como reacción a la evidencia científica, y tras cuatro años de negociaciones, el 12 de diciembre de 2015 se consiguió, en la COP 21 de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC), el Acuerdo de París. Adoptado por todos los 195 miembros del UNFCCC, este tratado entró en vigor el 4 de noviembre de 2016.

El Acuerdo de París tiene como objetivo a largo plazo mantener el aumento de la temperatura media global del planeta por debajo de 2°C sobre los niveles preindustriales, y busca, además, promover esfuerzos adicionales que hagan posible que el calentamiento global no supere los 1,5ºC de incremento,reconociendoque conellose  reduciría notablemente los riesgos y los efectos del cambio climático.

Plantea además que las emisiones globales de gases de efecto invernadero alcancen su nivel máximo cuanto antes (aunque en lospaíses en desarrollo el proceso será más largo) y aplicar después rápidamente reducciones progresivas basadas en los mejores criterios científicos disponibles. Con relación a la reducción de emisiones a medio y largo plazo, establece la necesidad de conseguir la neutralidad de las emisiones, es decir ,un equilibrio entre las emisiones y las absorciones de gases de efecto invernadero a mediados de este siglo.

Modelo descarbonizado

En otras palabras, el Acuerdo de Paris nos obliga a hacer importantes esfuerzos en la transición energética hacia un modelo completamente descarbonizado, libre de combustibles fósiles, basado al 100% en la eficiencia energética y las energías renovables.

Lo preocupante es que, según el nuevo informe del IPCC, el calentamiento global del planeta va demasiado rápido y, paradójicamente, nuestra reacción está siendo demasiado lenta. Al actual ritmo de aumento de la temperatura media es altamente probable que el umbral de 1,5ºC de incremento se rebase a finales de la década de los 30 de este siglo, es decir, en poco más de una década.

Como describe el informe, llegar a superar ese límite de 1,5ºC tendría efectos muy negativos para el ser humano y gran parte de la biodiversidad, provocaría eventos meteorológicos mucho más extremos, por ejemplo fuertes grandes olas de calor cada vez más frecuentes, el Ártico estaría libre de hielo en verano, etc. Pese a ello, los gobiernos del mundo están haciendo demasiado poco y actúan demasiado despacio para cumplir con su compromiso de evitar el calentamiento global de más de 1,5°C por encima del nivel de temperatura media en el período preindustrial.

Como advierten desde el IPCC, los próximos 4 a 12 años son cruciales, si queremos alcanzar los objetivos del acuerdo de París y limitar el aumento de la temperatura global a 1,5°C. Se necesitará conseguir una disminución más rápida y mayor en las emisiones de gases de efecto invernadero, tendremos que acelerar la eliminación progresiva de los combustibles fósiles en todos los sectores (transporte, generación de electricidad, industria, residencial, etc.) acompañado de un considerable aumento de la eficiencia energética y un despliegue masivo de las energías renovables. Todo ello supondrá realizar grandes cambios estructurales.

Hace dos semanas ya explicamos que los escenarios climáticos concluyen que las Islas Baleares van a verse especialmente afectadas por el cambio climático y que serán (son) un territorio especialmente vulnerable a sus efectos, desde diversos puntos de vista: salud, medioambiental y económico.

Descargar artículo del dominical de DIARIOdeIBIZA en formato PDF

 

Página 1 de 75
© 2013-2018 Alianza Mar Blava