Actualidad

Página 2 de 57

La protección del corredor de migración de los cetáceos en la costa levantino-balear ha dado un paso decisivo. Los representantes gubernamentales reunidos en la conferencia del Convenio de Barcelona han validado toda la documentación técnica presentada por España para declarar esta franja marítima zona de especial protección de importancia para el Mediterráneo (ZEPIM), dentro del Convenio de Barcelona. Así lo establecieron el lunes 18 de diciembre en la conferencia que se celebra en Tirana (Albania).

La Conselleria de Medio Ambiente del Gobierno de Baleares mostró su satisfacción por esta declaración provisional, que supondrá proteger unas 45.000 km2 en una franja que discurre entre la costa levantina y de Balares y frente a la costa catalana. La declaración queda sólo supeditada a que el Gobierno español publique un real decreto por el que se declara la zona como área marina protegida y proponga formalmente su inclusión en la lista de espacios ZEPIM. De hecho, el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente ya ha iniciado estos trámites, a través de un proyecto de real decreto en fase de información pública.

Alto valor

Este acuerdo era muy esperado debido al alto valor ecológico de este espacio. El corredor es un lugar de paso migratorio por el rorcual común hacia sus áreas de cría y alimentación en el norte del Mediterráneo. También es el hábitat y la zona de alimentación para otras especies de cetáceos, como el cachalote, delfín mular, delfín listado, delfín común y cetáceos buceadores de gran profundidad (calderón gris, el calderón común y el zifio de Cuvier…)

Una consecuencia directa de esta protección internacional es que el Ministerio de Energía deberá archivar todos los proyectos de prospecciones de hidrocarburos y las solicitudes de permisos de investigación de hidrocarburos que afecten a este espacio protegido.

Estudios sísmicos

Este régimen de protección establece la prohibición de efectuar estudios sísmicos con cañones de aire comprimido y otras tecnologías, así como cualquier otra actividad extractiva durante un máximo de tres años a contar desde el momento en que este espacio marino sea incluido en la lista ZEPIM. En este plazo deberá estar en vigor el plan de uso y gestión de dicha ZEPIM.

En esta zona, están en trámite doce permisos de investigación de hidrocarburos solicitados por la petrolera Cairn Energy en el golfo de León, así como otra petición en el mismo sentido (el proyecto Medusa) promovida frente a las costas de Tarragona al sur de la plataforma Casablanca.

Evitar ruidos

El Convenio de Barcelona reclama la elaboración de un plan general para reducir los niveles de ruido submarino. La contaminación acústica bajo el mar pone en riesgo la supervivencia de los cetáceos, debido a su especial fisiología, pues dependen del sonido para desplegar sus actividades de orientación espacial, alimentación, reproducción y cría.

“Esta decisión del Convenio de Barcelona es una excelente noticia para la vida marina en esta parte del mar Mediterráneo. Además, es un reconocimiento de la importancia de la investigación científica desarrollada y de sus resultados”, declaró Nicolas Entrup, portavoz de OceanCare y NRDC, dos oenegés internacionales miembros de Aliança Mar Blava, que reúne a decenas de entidades cívicas e institucionales, sobre todo de Baleares, que han promovida estas medidas de conservación.

Respaldos abundantes

La Alianza Mar Blava ha avanzado que en 2018 seguirán trabajando para lograr el archivo “definitivo” de varios proyectos de prospecciones que todavía amenazan el Mediterráneo. “Hasta que no veamos en el BOE que se archivan definitivamente, vamos a seguir vigilantes y vamos a trabajar para que el corredor de cetáceos tenga un buen plan de uso y gestión”, ha declarado a Europa Press. Según ha recordado Bravo, este plan de protección “es muy importante” y ha deseado que sea “eficaz” y esté “bien hecho” porque no quiere “que sea una figura que quede sólo protegida sobre el papel”.

“Vamos a trabajar para generar que haya un plan para reducir los niveles de ruido submarino en la zona y que haya áreas tranquilas para los cetáceos, con medidas de reducción de actividades o regular el tráfico marítimo para evitar que transcurra por determinadas zonas”, ha explicado.

Bravo también ha recordado que seguirán la Proposición no de Ley presentada en el Congreso por el PSOE para que “llegue a ser una realidad” y puedan prohibirse en todas las aguas nacionales las prospecciones de hidrocarburos. “Es un tema en el que no dejaremos de trabajar”, ha añadido Bravo, recordando que la Aliança también se centrará en fomentar las energías renovables, entre otros proyectos.

Ver artículo original en La Vanguardia, por Antonio Cerrillo

COMUNICADO DE PRENSA
18 de diciembre de 2017

Tal y como venían reclamando estas organizaciones desde hace dos años

El CONVENIO DE BARCELONA OTORGA PROTECCIÓN INTERNACIONAL AL CORREDOR DE MIGRACIÓN DE CETÁCEOS DEL MEDITERRÁNEO

El Ministerio de Energía debe archivar todos los proyectos de prospecciones y solicitudes de permisos de investigación de hidrocarburos que afectan a este espacio

Alianza Mar Blava, OceanCare y Natural Resources Defense Council celebran que la 20ª Conferencia de las Partes (COP 20) del Convenio de Barcelona haya decidido otorgar protección internacional al Corredor de Migración de Cetáceos de la demarcación marina levantino-balear declarándolo Zona Especialmente Protegida de Importancia para el Mediterráneo (ZEPIM), tal y como estas organizaciones venían reclamando desde hace más de dos años.

Esta decisión del Convenio de Barcelona era ampliamente esperada en España y a nivel internacional debido al altísimo valor ecológico de este espacio, no sólo por ser zona de paso migratorio para el rorcual común hacia sus áreas de cría y alimentación en el norte del Mediterráneo, sino también por ser hábitat y zona de alimentación para una gran diversidad de especies de cetáceos (rorcual común, cachalote, delfín mular, delfín listado, delfín común y especies de cetáceos buceadores de gran profundidad como el calderón gris, el calderón común y el zifio de Cuvier) y para otras especies de fauna marina (como la tortuga boba, diversas especies de aves, etc.).

“Esta decisión del Convenio de Barcelona es una excelente noticia para la vida marina en esta parte del mar Mediterráneo, una especie de regalo de Navidad. A su vez es un reconocimiento a la importancia de la investigación científica y a sus resultados, a la aplicación sensata de las herramientas de conservación de la Naturaleza así como al trabajo de la sociedad civil”, afirmó Nicolas Entrup, portavoz de OceanCare y NRDC, dos ONG internacionales, miembros de Alianza Mar Blava, que se dedican principalmente a la reducción de actividades que provocan contaminación acústica submarina en los océanos del mundo.

Queremos agradecer el importante respaldo recibido en los últimos años a la protección del Corredor de Migración de Cetáceos por una gran cantidad de instituciones del Estado español, científicos, entidades de estudio y conservación de los cetáceos y ONGs de todo el mundo. Su apoyo ha sido decisivo para lograr vencer las resistencias existentes al éxito de este proceso”, declaró Carlos Bravo, portavoz de Alianza Mar Blava, una plataforma intersectorial cuya misión es aumentar la protección del mar Mediterráneo. Actualmente, la Alianza está compuesta por más de 120 miembros, incluidas administraciones públicas (de las Islas Baleares y Cataluña) y entidades del sector privado (como el turismo, la pesca y el náutico) y de la sociedad civil.

En efecto, a lo largo de 2016 y 2017 se han producido, a petición de Alianza Mar Blava, OceanCare y NRDC, numerosos apoyos institucionales en favor de la declaración de esta ZEPIM, entre los que se incluye el Congreso de los Diputados, el Parlamento Balear, el Gobierno de las Islas Baleares, la Generalitat de Cataluña y la Generalitat de Valencia, los Consells Insulares de Mallorca, Menorca, Formentera e Ibiza, y los Ayuntamientos de Barcelona, ​​Valencia, Palma de Mallorca así como los de Ibiza, Mahón, Ciudadela, entre muchos otros en las Islas Baleares, además de los provenientes de la sociedad civil y de la comunidad científica como la declaración suscrita por 39 científicos marinos de renombre internacional y 36 organizaciones internacionales de conservación marina, las cuales representan en conjunto a millones de socios globalmente.

Una consecuencia directa de esta protección internacional es que el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital (MINETAD) deberá archivar todos los proyectos de prospecciones de hidrocarburos y las solicitudes de permisos de investigación de hidrocarburos que afecten a este espacio protegido.

En especial, debemos citar los permisos de investigación de hidrocarburos (PIH) “Nordeste 1” a “Nordeste 12” solicitados en el golfo de León por la compañía Capricorn Spain Ltd (filial española de la petrolera Cairn Energy) y PIH el denominado “Medusa”, solicitado por cuatro compañías petroleras frente a las costas de Tarragona, así como el proyecto de sondeos acústicos de la compañía Spectrum Geo Limited en el mar Balear (el cual cuenta ya con una Resolución de archivo del Ministerio de Medio Ambiente, MAPAMA), cuyas superficies de actuación se solapan espacialmente en gran medida con la del citado Corredor de Migración de Cetáceos.

Tal y como establece la decisión del Convenio de Barcelona adoptada hoy, para hacer definitiva la declaración de esta ZEPIM, el Gobierno español deberá tener publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el Real Decreto, actualmente en el proceso oficial de tramitación, por el cual se declara el Corredor de Migración de Cetáceos como Área Marina Protegida y se aprueba un régimen de protección preventiva en el área.

Este régimen de protección preventiva, que establece la prohibición de los estudios sísmicos con cañones de aire comprimido y otras tecnologías, así como cualquier actividad extractiva en esta área, estará en vigor un máximo de tres años a contar desde el momento en que este espacio marino sea incluido en la Lista ZEPIM, pues en ese plazo deberá estar en vigor el Plan de Uso y Gestión de dicha ZEPIM que mandata el Convenio de Barcelona.

Dentro de ese Plan de Uso y Gestión deberá incluirse un plan de gestión general para reducir los niveles de ruido submarino. La contaminación acústica submarina pone en riesgo la supervivencia de las poblaciones de fauna marina, especialmente las de los cetáceos, debido a la especial fisiología de éstos que dependen del sonido para el desarrollo de todas sus actividades como su orientación espacial, alimentación, reproducción y cría.

Para más información:
Carlos Bravo, Alianza Mar Blava (+34 626 998 241, secretariatecnica@alianzamarblava.org)
Nicolas Entrup, OceanCare y NRDC (+ 43 660 211 9963, nentrup@oceancare.org)

FOTOGRAFÍAS

 

COMUNICADO DE PRENSA
16 de diciembre de 2017

Mañana empieza la Cumbre del Convenio de Barcelona

LA PROTECCIÓN DEL CORREDOR DE MIGRACIÓN DE CETÁCEOS COMO ZEPIM ANTES DE NAVIDAD, EN MANOS DEL CONVENIO DE BARCELONA

Madrid/Zurich, 16 de diciembre de 2017: Mañana, domingo 17 de diciembre, representantes de los Estados ribereños del mar Mediterráneo se reúnen en la 20ª Conferencia de las Partes (COP 20) del Convenio de Barcelona, en Tirana (Albania), hasta el miércoles 20 de diciembre, para discutir importantes acciones de conservación de cara a la protección de este mar semi cerrado y su importante pero amenazada biodiversidad.

Una de las decisiones centrales que deberá tomar la COP 20 y que es ampliamente esperada por los conservacionistas en todo el mundo se refiere a la propuesta presentada por el Gobierno español para declarar las aguas entre las Baleares y el territorio continental español como un Área Especialmente Protegida de Importancia para el Mediterráneo (ZEPIM), figura de protección ambiental internacional del Convenio de Barcelona.

Conservacionistas y científicos de todo el mundo han pedido al Gobierno español durante años que se dé el paso de proteger el citado corredor de cetáceos debido a la importancia de estas aguas como zona de migración para el rorcual común y de alimentación para ésta y otras especies de ballenas y delfines y para su biodiversidad marina en general. Algunos de los argumentos se expresan en una declaración actualmente firmada por 39 científicos marinos de renombre internacional y 36 organizaciones internacionales de conservación marina, que representan en conjunto a millones de socios. Esta declaración fue entregada personalmente por OceanCare, NRDC y Alianza Mar Blava a altos funcionarios del Ministerio de Medio Ambiente español. La iniciativa se lanzó como una reacción de la comunidad científica internacional a los continuos esfuerzos de la industria petrolera para obtener licencias para explorar recursos potenciales de hidrocarburos en la zona que darían como resultado actividades de perforación intensiva, con un grave impacto ambiental.

A lo largo de 2016 y 2017 también se ha logrado una larga serie de apoyos institucionales muy significativos en España para esta iniciativa en favor de la declaración de esta ZEPIM, a petición de Alianza Mar Blava, OceanCare y NRDC, entre los que se incluye el Congreso de los Diputados, el Parlamento Balear, el Gobierno de las Islas Baleares, la Generalitat de Cataluña y la Generalitat de Valencia, los Consells Insulares de Mallorca, Menorca, Formentera e Ibiza, y los Ayuntamientos de Barcelona, ​​Valencia, Palma de Mallorca así como los de Ibiza, Mahón, Ciudadela, entre muchos otros en las Islas Baleares.

El Gobierno español ya ha lanzado el proceso para que se declaren estas aguas como ZEPIM con un Decreto que tendrá que publicarse en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y mediante el cual se declarará el Corredor de Migración de Cetáceos como Área Marina Protegida y se aprueba un régimen de protección preventiva en el área. Este régimen de protección establece la prohibición de los estudios sísmicos con cañones de aire comprimido y otras tecnologías, así como cualquier actividad extractiva en esta área.

Estamos muy cerca de obtener un gran éxito para la protección internacional de estas aguas españolas. No solo sería un logro muy positivo para la protección de los ecosistemas y la fauna marina del mar Mediterráneo, sino también un gran paso con respecto a la necesaria descarbonización de nuestra economía para hacer frente al desafío del cambio climático, ya que la protección de este corredor de cetáceos implicará la imposibilidad de llevar a cabo varios proyectos de prospecciones de hidrocarburos que diversas compañías petroleras (Cairn Energy, Repsol, …) han solicitado en este área“, declaró Carlos Bravo, portavoz de Alianza Mar Blava, una plataforma intersectorial cuya misión es aumentar la protección del Mediterráneo Mar. Actualmente, la Alianza está compuesta por más de 120 miembros, incluidas administraciones públicas (de las Islas Baleares y Cataluña) y entidades del sector privado (como el turismo, la pesca y el náutico) y de la sociedad civil.

La decisión sobre la declaración oficial de estas aguas como ZEPIM es de extraordinaria importancia, ya que, de conseguirse, indicará que se ha escuchado a la ciencia, que se ha entendido que es urgente un cambio sustancial en nuestra política energética y que las políticas de conservación de la biodiversidad se tienen realmente en cuenta. No se puede dejar pasar esta oportunidad“, afirmó Nicolas Entrup, portavoz de OceanCare y NRDC, dos ONG internacionales, miembros de Alianza Mar Blava, que se dedican principalmente a la reducción de actividades que provocan contaminación acústica submarina en los océanos del mundo.

Esta zona del Mediterráneo ha sido recientemente identificada como un “punto caliente de ruido submarino” en un estudio científico internacional en el que se analizaron las actividades que causaban ruido antropogénico en el mar Mediterráneo. Los conservacionistas esperan que después de la declaración de estas aguas como ZEPIM, uno de los próximos pasos sea la elaboración y aprobación de un plan de gestión general para reducir los niveles de contaminación acústica submarina.

Enlace a la declaración firmada por científicos y ONG

Para más información:
Carlos Bravo, Alianza Mar Blava (+34 626 998 241, secretariatecnica@alianzamarblava.org)
Nicolas Entrup, OceanCare y NRDC (+ 43 660 211 9963, nentrup@oceancare.org)

Esta vez se trata de una noticia positiva. Debemos congratularnos, y mucho, puesto que no ha sido tarea fácil, de que el pasado 22 de noviembre el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) pusiese por fin en marcha la fase de consulta pública del proyecto de Real Decreto sobre la protección ambiental del Corredor de Migración de Cetáceos de la demarcación marina levantino-balear del Mediterráneo, tal y como se venía reclamando en los últimos meses al Gobierno español desde la Alianza Mar Blava y desde numerosas instancias públicas y privadas dentro y fuera de nuestras fronteras.

La zona a proteger, que se declara “Área Marina Protegida”, ocupa una superficie estimada de 46.262,82 km2 y comprende la totalidad del espacio marino, incluidas las aguas en las que está integrado, el lecho, el subsuelo, la columna de aire suprayacente y los recursos naturales existentes dentro de los límites geográficos establecidos en dicho Real Decreto. Además se establece la aplicación de un régimen de protección preventiva en esa área.

Se trata de una feliz noticia, no sólo desde el punto de vista de la protección de los ecosistemas y de la fauna marina del mar Mediterráneo, sino también desde la óptica del cambio climático y la necesaria descarbonización de nuestra economía, ya que la protección de este corredor de cetáceos implica también la imposibilidad de que se puedan llevar a cabo diversos proyectos de prospecciones de hidrocarburos que distintas compañías petroleras (Cairn Energy, Repsol, Cepsa, …) habían solicitado en esta misma zona.

El citado corredor es de un altísimo valor ecológico por albergar una gran diversidad de especies de cetáceos (incluyendo la segunda y tercera especies más grandes de la Tierra: los rorcuales y los cachalotes, así como el delfín mular y el delfín listado y especies de cetáceos buceadores de gran profundidad como el calderón gris, el calderón común y el zifio de Cuvier) y, además, es de especial relevancia por ser utilizado como zona de paso migratorio por el rorcual común hacia sus áreas de cría y alimentación en el norte del Mediterráneo. Todas estas especies han recibido ya estatus de protección por parte de varios regímenes de conservación tanto nacionales como internacionales. Por no citar otras muchas especies de fauna marina (aves, tortugas, peces, invertebrados). Pese a ello, como decíamos, este valioso espacio se veía amenazado por varios proyectos de prospecciones petrolíferas cuya superficie de actuación prevista se solaparía con la del propio corredor.

A lo largo de 2016 y 2017 se han producido una larga serie de significados respaldos a la iniciativa, promovida por Alianza Mar Blava, de proteger el Corredor de Migración de Cetáceos como Zona de Especial Protección de Importancia para el Mediterráneo (ZEPIM). Se trata de los apoyos del Congreso de los Diputados, el Parlament balear, el Govern balear, la Generalitat de Cataluña, los Consells insulares de Mallorca, Menorca, Formentera e Ibiza, el Ayuntamiento de Barcelona, los ayuntamientos de Palma, Ibiza, Mahón, Ciudadela, entre otros muchos de las Islas Baleares y, más recientemente, el Ayuntamiento de Valencia y la Generalitat de Valencia, así como las mayores ONG ecologistas de ámbito estatal y diversas instituciones científicas y entidades de conservación de los mares de nuestro país.

El hecho de que, pese a los extraordinarios valores ecológicos de la zona en cuestión, la industria petrolera persistiera en sus esfuerzos para explorar nuevos potenciales campos de petróleo y gas en la región, provocó una reacción decidida por parte de las comunidades científicas y de conservación también a nivel internacional. Así merece la pena recordar el significativo apoyo internacional para proteger este valioso espacio del Mediterráneo español, que Alianza Mar Blava y las organizaciones de conservación marina OceanCareno se permitirá el uso de sistemas activos destinados a la investigación submarina o subterránea transmitieron el pasado mes de septiembre a los responsables de la Dirección General para la Sostenibilidad de la Costa y el Mar del MAPAMA.

Tal y como establece ese proyecto de Real Decreto, con el fin de garantizar que no exista una merma del estado de conservación de las especies presentes en este espacio, se aprueba la aplicación de un régimen de protección preventiva. Este régimen de protección preventiva constará de dos medidas principales.

Por un lado, no se permitirá el uso de sistemas activos destinados a la investigación submarina o subterránea, tanto por medio de sondas, aire comprimido o explosiones controladas como por medio de perforación subterránea) en el área del Corredor de Migración de Cetáceos. Queda por tanto prohibida la realización de sondeos acústicos con cañones de aire comprimido (usadas por las empresas de servicios petroleras para buscar yacimientos de hidrocarburos) y otras fuentes de ruido submarino, una amenaza invisible pero que daña gravemente la intrincada red de la vida marina.

También quedarán prohibidas cualquier tipo de actividades extractivas que no estén en vigor actualmente, lo que implica que, por lo tanto, no podrán ser autorizados los proyectos de prospecciones petrolíferas actualmente en tramitación (por ejm. los doce permisos de investigación de hidrocarburos (PIH) “Nordeste 1” a “Nordeste 12”, solicitados por la petrolera Cairn Energy en el golfo de León, o la del PIH “Medusa”, frente a las costas de Tarragona, solicitados por Repsol, CEPSA, CNWL Oil España y POG), los cuales se pretendían desarrollar en aguas del citado Corredor, evitandose así definitivamente la posibilidad de que hubieran podido generar un impacto ambiental crítico e irreversible sobre el ecosistema mediterráneo.

La protección previa en la normativa española de este Corredor como Área Marina Protegida y la aplicación de un régimen de protección preventiva en esa área son condiciones, ambas, necesarias para que, a su ez, pueda ser declarado ZEPIM por el Convenio de Barcelona.

Así pues, con el anuncio de sometimiento a consulta pública del citado Real Decreto, se despeja oficialmente el camino para conseguir que el Convenio de Barcelona apruebe la declaración de este corredor migratorio de cetáceos como ZEPIM, lo que debería suceder ya en su próxima Conferencia de las Partes, que se celebrará entre el 17 y 20 de diciembre en Tirana (Albania).

Ver artículo original en 20minutos

logo alianza mar blava

COMUNICADO DE PRENSA
5 de diciembre de 2017

Resumen de la Asamblea Plenaria de Alianza Mar Blava

LA ALIANZA MAR BLAVA AFRONTA 2018 CON NUEVOS RETOS Y CON SATISFACCIÓN POR LOS LOGROS OBTENIDOS EN 2017

El archivo del proyecto de prospecciones petrolíferas de Spectrum en el mar Balear y la protección del Corredor de Migración de Cetáceos, éxitos más destacados del 2017

La Asamblea Plenaria de la Alianza Mar Blava ha aprobado por unanimidad la Memoria de Actividades y el Balance de Cuentas de 2017 (a fecha de 30 de noviembre) así como la propuesta de Plan de Acción y el proyecto de Presupuestos para 2018. La Asamblea se celebró este año simultáneamente en Ibiza, Formentera, Mallorca y Menorca y, por primera vez, también en Barcelona, a través de videoconferencia con el fin de reducir el coste económico y energético derivado de los desplazamientos de los miembros de la Alianza entre las islas y la Península.

Aspectos económicos y de gobernanza

En materia económica, se desglosó y aprobó el balance de cuentas de 2017, así como el presupuesto provisional para 2018. En 2017 se contó con unos ingresos de 96.514,67 €, insuficiente para llevar a cabo todas las actividades previstas aunque finalmente se ha podido, con esfuerzo, realizar todo aquello necesario para lograr los buenos resultados que se han obtenido durante el año.

En 2018 la previsión de ingresos es de 107.775,00 €, lo que significa un  aumento estimado de 11.260,33 € respecto al 2017. El presupuesto de Mar Blava es mayoritariamente proveniente de subvenciones y convenios con las Administraciones públicas. La Asamblea reiteró la necesidad de mayor implicación económica del sector privado, dado que los procedimientos administrativos son lentos y se genera un problema recurrente de falta de liquidez la mayor parte del año, lo que a su vez provoca serias dificultades de funcionamiento.

Los miembros de la Alianza procedentes de las Pitiusas solicitaron un mayor respaldo económico del resto de territorios, puesto que el grueso de las aportaciones desde mayo de 2013 (fecha de creación de la Alianza) ha procedido de entidades (públicas y privadas) de Eivissa y Formentera. Así, en 2017, aproximadamente el 60% de las aportaciones públicas proceden de los Consells insulares de Eivissa y Formentera y de los ayuntamientos ibicencos de Santa Eulária, Sant Josep, Sant Antoni y Eivissa y el 40% de las aportaciones restantes del Consell de Menorca, ayuntamientos de Maó y Es Migjorn Gran; Consell de Mallorca; Govern Balear; y Ayuntamiento de Barcelona. Esta situación es previsible que cambie en 2018 pues se estima que el año que viene al menos el 60% de las aportaciones procederá de las Administraciones de Mallorca y Menorca, del Govern Balear y el Ayuntamiento de Barcelona.

Así mismo, en la Asamblea se recalcó la necesidad de renovación de la Junta Directiva, responsabilidad que desde el inicio ha recaído en entidades de las Pitiusas, instando a entidades de los demás territorios donde la Alianza tiene presencia (Barcelona, Mallorca, Menorca) a incorporarse a la misma. De esta manera, la Junta Directiva reflejaría mejor la realidad territorial de la Alianza Mar Blava.

Logros en 2017

Todos los asistentes a la Asamblea valoraron muy positivamente el trabajo que ha realizado la Alianza Mar Blava a lo largo del año 2017. Por un lado, se han conseguido nuevos éxitos en la lucha contra los proyectos de exploración de hidrocarburos en tramitación en el Mediterráneo al haberse obtenido la Resolución de archivo del proyecto de prospecciones de hidrocarburos en el mar Balear, promovido por la empresa Spectrum Geo Limited.
Por otro lado, se ha logrado finalmente llevar a buen puerto la iniciativa, impulsada por la Alianza desde 2015, de lograr la protección oficial del Corredor de Migración de Cetáceos de la demarcación marina levantino-balear. En efecto, se ha conseguido que el Ministerio de Medio Ambiente (MAPAMA) sacara a información pública el pasado 22 de noviembre el proyecto de Real Decreto para declararlo Área Marina Protegida e instaurar en la zona un régimen de protección preventiva, ambas condiciones necesarias exigidas por el Convenio de Barcelona previamente a su declaración como Zona Especialmente Protegida de Importancia para el Mediterráneo (ZEPIM). La Alianza confía en que esta declaración como ZEPIM suceda en la próxima Conferencia de las Partes (COP 20) del Convenio de Barcelona, que se celebrará en Tirana (Albania) del 17 al 20 de este mes de diciembre de 2017.

No menos importante es que, como ya argumentó hace meses la Alianza Mar Blava al Ministerio de Energía (MINETAD), la protección ambiental ya decidida del citado corredor como Área Marina Protegida implica la inviabilidad procedimental de los Permisos de Investigación de Hidrocarburos “Nordeste 1” a “Nordeste 12” y “Medusa” (solicitados, respectivamente, por Cairn Energy, los primeros, y por Repsol, Cepsa, CNWL Oil y POG, el último) cuyas superficies de actuación de búsqueda y explotación de hidrocarburos se solapan con la del Corredor de Migración de Cetáceos.

También es importante reseñar que en enero de 2017, Alianza Mar Blava presentó y entregó a todos los grupos del Parlament balear su “Proposición de Ley sobre la protección del mar Mediterráneo bajo jurisdicción española de los daños que pudieran producir la exploración, investigación y explotación de hidrocarburos y otras sustancias minerales”, que fue registrada conjuntamente por todos ellos y después aprobada unánimemente (el pasado 11 de abril) para su envío a las Cortes Generales. Alianza Mar Blava se reunió con todos los grupos parlamentarios del Congreso de los Diputados para conseguir su apoyo a esa Proposición de Ley (PL) y a su tramitación en el Congreso, con un resultado muy positivo, ya que todos (menos el Grupo Parlamentario Popular) manifestaron su respaldo a la misma.

Aunque, como la Alianza demostró mediante un informe de un experto en la materia, esta Proposición de Ley no podía ocasionar ninguna repercusión presupuestaria en los Presupuestos Generales del Estado en vigor, finalmente el Gobierno central decidió vetar su tramitación, mediante un informe anónimo del MINETAD que sólo contiene argumentos falsos, argumentando lo contrario (23 de junio). Este veto fue apoyado en la Mesa del Congreso, de forma acrítica, por Ciudadanos (27 de junio), contradiciendo así su postura de apoyo manifestada previamente, incluso de forma pública. Mar Blava, a continuación, solicitó y consiguió que se presentaran tres solicitudes de reconsideración del veto por la Mesa del Congreso, que fueron desestimados en septiembre, de nuevo con el concurso de PP y Ciudadanos, con lo cual la iniciativa decayó así definitivamente. No obstante, desde Alianza Mar Blava se ha hablado con grupos parlamentarios del Congreso para estudiar la posibilidad alternativa de que presenten una Proposición de Ley con el mismo objetivo que el de la citada PL, lo que finalmente ha sido materializado por el PSOE el pasado 30 de noviembre.

Objetivos para 2018

Sin abandonar su misión de lograr la protección del Mediterráneo logrando la prohibición legal de nuevas actividades de exploración, investigación y explotación de hidrocarburos y el archivo de los proyectos en tramitación existentes, Alianza Mar Blava profundizará en 2018 su trabajo de protección de los ecosistemas marinos y de reducción de los niveles de ruido submarino en aguas del Mediterráneo.

Además iniciará, a propuesta del Ayuntamiento de Barcelona, una nueva campaña para promover la creación de un Área de Control de Emisiones (ECA) en el Mediterráneo para limitar la contaminación del aire producida por los barcos en puertos y en tránsito. La Comisión Europea estima que cada año 50.000 europeos mueren prematuramente a causa de la contaminación del aire causada por los buques, en especial por material particulado, azufre, óxidos de nitrógeno y ozono troposférico.

Así mismo, como solicitaron numerosos miembros de todos los ámbitos que forman parte de la Alianza (Administración pública, sector privado, sociedad civil) durante la Asamblea, se potenciará el trabajo a favor de las energías renovables y el ahorro y eficiencia energética, en concreto para facilitar la utilización de renovables y un uso más eficiente de la energía a las entidades públicas y privadas.

FIN DE COMUNICADO
Para más información, llamar a: Carlos Bravo (626 99 82 41) o Joan Carles Palerm (635 67 68 41)

 

Página 2 de 57
© 2018 Alianza Mar Blava