AVAL CONSTITUCIONAL PARA LEY FRANCESA ANTIFRACKING

AVAL CONSTITUCIONAL PARA LA LEY FRANCESA ANTIFRACKING

5 de noviembre de 2013

El rotundo aval que el Consejo Constitucional de Francia (organismo equivalente al Tribunal Constitucional español) ha proporcionado a la ley estatal gala del 13 de julio de 2011 por la que se prohíbe la utilización de la técnica de fracturación hidráulica (fracking) en las prospecciones y extracciones de hidrocarburos en Francia, es, sin duda, una noticia de gran importancia, no sólo desde el punto de vista legal, sino también medioambiental, pues supone un respaldo de alto nivel jurídico al “Principio de Precaución”.

Cartel contra el fracking en Francia.

Cartel contra el fracking en Francia. cc London Permaculture.

La ley francesa de prohibición del fracking, que fundamentalmente se basa en esa premisa preventiva, consideró que la extracción de hidrocarburos mediante esa técnica extractiva supone riesgos e impactos superiores a los que se pueden atribuir a otros procedimientos. Una de las empresas afectadas planteó varios recursos de inconstitucionalidad contra esta normativa, alegando que, con sus planteamientos, les creaba una situación de discriminación con respecto a otras empresas que no utilizan fracking en sus explotaciones de gas, y que, por tanto, les situaba en una situación de supuesta indefensión.

El alto tribunal francés ha rechazado completamente dichos recursos y ha sentenciado que la decisión del Gobierno francés de prohibir todo tipo de fracking por motivos de prevención y protección del medio ambiente fue correcta y jurídicamente irreprochable.

El Consejo Constitucional afirma en su resolución que, con la prohibición del uso de la fracturación hidráulica en el territorio francés, “el legislador pretende evitar los riesgos que este proceso de exploración y explotación de hidrocarburos probablemente pueda ocasionar en el entorno”.

En consecuencia, el Consejo Constitucional concluye que “las disposiciones de la Ley de 13 de julio 2011 que prohíbe la exploración y explotación de los hidrocarburos de la fracturación hidráulica y deroga los permisos de investigación que impliquen el uso de esta técnica son consistentes con la Constitución”.

¡Ojalá los gobiernos fueran más proclives a tener en cuenta el Principio de Precaución en sus actuaciones! De haber sido así, en el pasado se habrían evitado muchos errores de graves consecuencias sociales, medioambientales y económicas. En el caso del fracking, el tiempo va dando la razón a la actitud preventiva del Gobierno francés, pues, desde la promulgación de dicha ley en 2011 hasta la fecha, se ha podido demostrar que los riesgos ambientales que se atribuían al fracking eran ciertos. En este tiempo han surgido evidencias que han permitido documentar extensamente el tremendo impacto medioambiental del fracking: contaminación de acuíferos, del aire, emisiones fugitivas de metano muy por encima de lo esperado, sismicidad inducida, etc.

Esperemos que el Gobierno español se conciencie del error estratégico y medioambiental que supone dejar a un lado nuestro enorme potencial en energías renovables y en eficiencia energética para, en cambio, apostar por tecnologías peligrosas como la extracción de hidrocarburos en aguas profundas o el fracking.

La decisión del Constitucional francés no ha sido la única noticia positiva en relación a la extracción de hidrocarburos acaecida el pasado mes de octubre. Como se refleja en el documento “Razones para la esperanza” ha habido algunas más, también relevantes.

Así, por ejemplo, la organización ecologista internacional WWF ha dado a conocer recientemente la resolución de la empresa petrolera Sakhalin Energy de aplazar al menos hasta 2017 la toma de decisión sobre la construcción de una nueva plataforma petrolífera (denominada Sakhalin-II) cerca de la zona de alimentación estival de una población de ballenas grises en peligro de extinción en el Pacífico noroccidental, en el extremo oriente de Rusia. El aumento de la contaminación acústica submarina por la construcción y el funcionamiento de la estructura podría dañar el sistema auditivo de estos cetáceos (que se basan en la ecolocalización para poder comunicarse y alimentarse) y forzarles a abandonar de su zona de alimentación, lo que tendría consecuencias nefastas para su supervivencia. Tanto los adultos de ballenas grises como sus crías recién nacidas deben consumir suficiente alimento durante el verano para poder hacer con éxito sus largos procesos migratorios.

La campaña de concienciación de WWF y otras organizaciones sobre Sakhalin Energy y los bancos que financiaban este proyecto ha conseguido que el propio consorcio petrolero tomara voluntariamente esa determinación. Se obtiene así un margen de tiempo más amplio para tratar de convencer a promotores, inversores y autoridades de que el proyecto debe ser completamente abandonado.

 

Carlos Bravo
Salvia
@Salvia_team

© 2017 Alianza Mar Blava