Las prospecciones de petróleo amenazan de nuevo a Baleares

La industria petrolera de nuevo se camufla para buscar petróleo y gas en aguas españolas. Su última estratagema ha sido la del Instituto Nazionale di Oceanografía e di Geofisica Sperimentale (INOGS) de Trieste (Italia), que en 2016 solicitó al Gobierno español permiso para un proyecto denominado MEDSALT-2 de sondeos acústicos en aguas de Baleares. El propósito de estas prospecciones marinas era, aparentemente, estudiar los depósitos de sales que se acumulan en el subsuelo marino del Mediterráneo.

Pero Greenpeace descubrió que detrás del proyecto se esconden varias petroleras interesadas en localizar estos depósitos, ya que son trampas para hidrocarburos. Tras dar a conocer este hecho y presentar las correspondientes alegaciones se logró que el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente denegara el permiso debido al gravísimo daño ambiental que este podría causar.

Sin embargo, de forma inesperada, el pasado 21 de abril el Gobierno español ha vuelto a reactivar la tramitación del proyecto, poniendo de manifiesto su total desinterés en proteger el enclave natural comprendido entre las islas de Ibiza y Mallorca y el sureste de Ibiza y Formentera. Se trata del mismo proyecto y en los mismos términos que el que fue rechazo por el Ministerio en 2016. Greenpeace y la Alianza Mar Blava lo han denunciado de nuevo por su peligro medioambiental y lo que este representa para las islas, así como lo que supone para que el Estado español pueda cumplir los acuerdos de París.

El proyecto actualmente se encuentra en exposición pública con un plazo de presentación de alegaciones abierto hasta el 3 de julio. Cualquier persona interesada o preocupada por detener esta nueva agresión al medio ambiente puede presentar sus propias alegaciones, para ello la Alianza Mar Blava ha preparado un modelo genérico que puede facilitar la tarea a quien le interese hacerlo. Unas vez cumplimentadas pueden entregarse por vía telemática o presentar en papel en cualquier registro de la administración local, autonómica o estatal.

Es importante mostrar el gran rechazo social a proyectos de este tipo, que ponen en riesgo nuestro patrimonio natural y pretenden alargar el uso de los hidrocarburos principales causantes del cambio climático que sufre el planeta.

¡Actúa!

Rellena el formulario y presenta tus alegaciones al proyecto MEDSALT-2.

Ver artículo original en Greenpeace

© 2018 Alianza Mar Blava