Los partidos de Baleares se unen para vetar las prospecciones petrolíferas

El Parlamento balear pedirá que se prohíban los sondeos y la exploración mediante una proposición de ley ante el Congreso de los Diputados

El parlamento balear está impulsando una proposición de ley -que deberá instarse ante el Congreso de los Diputados- con la finalidad de proteger las aguas del mar Mediterráneo bajo jurisdicción española y prohibir las prospecciones de hidrocarburos. El pasado 15 de febrero, todos los grupos políticos con representación en el parlamento de las Islas Baleares acordaron unánimemente registrar de forma conjunta esta proposición de ley. La iniciativa ha sido propuesta por la Aliança Mar Blava, que reúne a las entidades cívicas baleares.

El acuerdo permitirá tramitación esta iniciativa en el Parlament balear en próximas fechas, tras lo cual, inmediatamente, será elevada al Congreso de los Diputados, dado que la materia sobre la que versa es de competencia estatal. En el Congreso, una vez tomada en consideración, la proposición debería ser discutida y aprobada según el deseo de los promotores.

Demostración de unidad

La iniciativa balear del 15 de febrero contó con el apoyo de Més per Mallorca, PP, PSOE, A Balears Podem, Més per Menorca, Gent x Fomentera y C’S. La proposición en trámite establece que quedará excluida la exploración, investigación y explotación de hidrocarburos, u otras sustancias minerales, en el medio marino del mar Mediterráneo sobre el que España tenga jurisdicción. Uno de los argumentos invocados es que el gobierno español ha propuesto la creación de una Zona Especialmente Protegida de Importancia para el Mediterráneo (ZEPIM) en el corredor de migración de los cetáceos en la franja comprendida entre las Islas Baleares y el levante español, según anunció el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente en la conferencia del Convenio de Barcelona celebrada en febrero del 2016 en Atenas.

“Este importante acuerdo político es, sin duda, una nueva e inequívoca demostración de la unidad indiscutible de la sociedad balear frente a la amenaza de las prospecciones de hidrocarburos”, señala Carlos Bravo, coordinador técnico de la citada Aliança.

Igualmente quedará excluido de este espacio marino la exploración a través de adquisiciones sísmicas sea cual sea su finalidad, excepto en el caso de que esté científicamente demostrado que utilizan tecnologías completamente inocuas para el medio marino. Según la Aliança, dado sus nocivos efectos ambientales, la tecnología de exploración sísmica basada en la utilización de cañones de aire comprimido que usan las petroleras y las empresas de servicios petrolíferos quedaría excluida.

“La búsqueda de nuevos yacimientos de hidrocarburos es un sinsentido que va en dirección contraria al de los necesarios esfuerzos acordados internacionalmente en Paris para hacer frente al desafío del cambio climático”, señala Carlos Bravo. La Aliança persigue fomentar el desarrollo y la implantación urgente, en el entorno mediterráneo, de un modelo energético sostenible, basado primordialmente en el ahorro y la eficiencia energética y las energías renovables.

Gran alianza

La Aliança Mar Blava agrupa actualmente a más de 110 entidades, tanto de las administraciones públicas (Govern balear, consejos insulares de Formentera, Ibiza, Menorca y Mallorca, diversos ayuntamientos de estas islas y el Ayuntamiento de Barcelona) como del sector privado (sectores del turismo, la pesca o el náutico) y de la sociedad civil (organizaciones sociales, sindicales y ecologistas).

Una disposición adicional especifica que las explotaciones de hidrocarburos comprendidas en esta ley cuya concesión sea anterior a su entrada en vigor permanecerán vigentes hasta su extinción sin que se puedan otorgar prórrogas de ningún tipo. Mientras tanto, la disposición transitoria subraya que la ley será aplicable a todas aquellas solicitudes de exploración, investigación y explotación de hidrocarburos o de adquisiciones sísmicas en tramitación que no hayan sido resueltas a la entrada en vigor de esta Ley.

Dejar de quemar

Estos grupos resaltan que es no coherente explorar o investigar nuevos yacimientos de combustibles fósiles cuando la Agencia Internacional de la Energía y Naciones Unidas han puesto de manifiesto que “si se quiere evitar los efectos de un cambio climático a gran escala, se debe dejar sin quemar la mayor parte de las reservas disponibles de combustibles fósiles, para no aumentar de forma irreversible las emisiones a la atmósfera de dióxido de carbono (CO2), principal gas causante del calentamiento global del planeta”.

El límite para la exploración, investigación y explotación de los hidrocarburos mar adentro ya no puede ser únicamente la capacidad tecnológica, sino que -argumenta la Aliança Mar Blava– es “necesario reservar grandes áreas de la exploración, investigación y explotación de hidrocarburos, no sólo por la protección de los ecosistemas marinos y la diversidad biológica de estos espacios, sino por la necesaria preservación de la geodiversidad que representan estos recursos naturales no renovables”.

En las últimas décadas, la idea conservación ambiental ha evolucionado desde la protección de determinadas especies y lugares concretos a la protección de los ecosistemas, la biodiversidad y geodiversidad en general. “Los hidrocarburos ya no pueden ser regulados y gestionados como meros recursos a explorar, investigar y explotar por su mero interés energético, pues se trata de recursos naturales no renovables que forman parte de los ricos ecosistemas marinos a conservar”, dice la Alianza.

Ver artículo original en La Vanguardia

© 2017 Alianza Mar Blava