TRAS EL FALLO DEL SUPREMO, EL MINISTERIO DE INDUSTRIA Y REPSOL PONEN EN JAQUE A LAS ISLAS CANARIAS, AMENAZANDO SU MEDIO AMBIENTE Y SU SUPERVIVENCIA ECONÓMICA

Alianza Mar Blava urge al Ejecutivo a respetar la voz unánime de la sociedad balear en contra de los proyectos de Cairn Energy en el golfo de Valencia y de Spectrum Geo Limited en el mar Balear

A falta de conocer el detalle de la sentencia (que todavía no ha sido comunicada a las partes) de la Sala tercera del Tribunal Supremo (TS) que ha rechazado los siete recursos presentados contra las prospecciones petrolíferas en aguas cercanas a las islas Canarias, la Alianza Mar Blava considera que el fallo del alto tribunal deja a las islas Canarias desamparadas ante un escenario de alto riesgo de que se pueda producir un vertido de crudo catastrófico que dañaría gravemente al medio ambiente y al turismo y la pesca del archipiélago, ejes fundamentales de su economía.

La Alianza Mar Blava recuerda que los accidentes ocurridos en plataformas petrolíferas, como el de la Deepwater Horizon en el golfo de México, han demostrado que no hay ninguna forma segura de extraer petróleo en aguas profundas. Los “sondeos exploratorios” (es decir, la perforación de pozos de cata en las formaciones geológicas que potencialmente pudieran contener hidrocarburos para comprobar si realmente hay petróleo o gas en ellas) que ahora se acometerán a gran profundidad en el mar a pocos kilómetros de la costa de Fuerteventura y Lanzarote es la fase más costosa y peligrosa de la exploración de hidrocarburos por las probabilidades de que se produzca un vertido.

De hecho la catástrofe de la citada plataforma Deepwater Horizon de British Petroleum en el golfo de México, el 20 de abril de 2010 (que tardó tres meses en poder ser controlado y liberó más de 4 millones de barriles de petróleo crudo) se produjo en esta etapa de perforación de pozos de cata. Lo mismo que los vertidos de los pozos Lubina-1 y Montanazo-D5 de la plataforma Casablanca que, aunque no tan catastróficos, afectaron a las costas de Tarragona.

La actividad petrolera implica siempre riesgos de vertidos, incendios y contaminación crónica por hidrocarburos, pero la perforación de pozos de hidrocarburos en aguas profundas, a partir de unos 500 metros (como es el caso de los sondeos de Repsol en Canarias), plantea aún mayores riesgos de vertido, debido a las presiones extremadamente elevadas, la baja visibilidad y la imposibilidad de acceso humano a la boca de los pozos.

La sentencia del Supremo, que cuenta al menos con un voto particular, valida el Real Decreto 524/2012 de 16 marzo del Ministerio de Industria, Energía y Turismo (MINETUR) que aprobó los permisos de investigación de hidrocarburos denominados Canarias-1, Canarias-2, Canarias-3, Canarias-4, Canarias-5, Canarias-6, Canarias-7, Canarias-8 y Canarias-9. Existe la posibilidad de que la sentencia del Supremo pudiera ser recurrida a instancias europeas.

El inicio de las prospecciones, una vez obtenida la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) positiva por parte del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), depende ahora únicamente de un último permiso: la Resolución que debe otorgar el MINETUR, que será el que autorizará los trabajos. Esta Resolución del MINETUR puede ser recurrida ante la Audiencia Nacional mediante un recurso contencioso-administrativo, donde además podrían solicitarse medidas cautelares para paralizar la actividad mientras se examina el fondo del recurso. La empresa Repsol calcula que el inicio de las labores de las perforaciones se producirá en el último trimestre de este año.

Tal y como hizo público a finales de mayo, la Alianza Mar Blava considera un despropósito la citada DIA positiva que emitió el MAGRAMA. Ésta autoriza a Repsol a que perfore tres pozos de hasta 5.000 metros de profundidad a unos 60 kilómetros de la costa, ignorando los altos valores ambientales de la zona y el hecho de que ésta se enclava en una propuesta de designación como espacio protegido de la Red Natura 2000 y Lugar de Interés Comunitario (LIC) marítimo por su importancia ambiental. Se trata de la propuesta “Espacio Marino del Oriente y Sur de Lanzarote-Fuerteventura”, derivada del proyecto INDEMARES llevado a cabo por el propio MAGRAMA y la Comisión Europea.

Es la zona más importante en Europa de cetáceos, tanto por la diversidad encontrada en el área (más de un tercio de las especies conocidas en el Planeta) como por la singularidad de algunas de ellas como cachalotes, zifios, entre otras.

Uno de los grandes defectos de la DIA emitida por el MAGRAMA es que éste no hace una valoración del riesgo de un vertido incontrolado de crudo como consecuencia de la perforación de los pozos de cata, lo que es obligatorio según la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. De hecho, la DIA solo refleja las estimaciones de riesgo que hacen Repsol y otras entidades, siendo la valoración realizada por Repsol mucho más baja que la que hace, por ejemplo, el Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas, CEDEX, organismo dependiente del Ministerio de Fomento. El CEDEX asegura que la probabilidad de que ocurra un accidente de blowout en un pozo normal es hasta cien veces mayor de lo que Repsol alegó en su informe, encargado a la consultora Alenta.

La Alianza Mar Blava demanda al Gobierno central que, en el caso del proyecto de Cairn Energy en el golfo de Valencia (pendiente de una DIA), tenga en cuenta, no sólo los inmensos valores medioambientales del Mediterráneo noroccidental, sino también el rotundo rechazo social, empresarial e institucional a estas prospecciones, como lo demuestran las diversas mociones de rechazo del Parlamento Balear y las cerca de 100.000 alegaciones presentadas al proyecto de Cairn Energy en el golfo de Valencia.

Todas estas alegaciones son un fiel reflejo del sentir unánime de la sociedad balear contra estas prospecciones, que defiende el valor medioambiental de sus islas y la importancia estratégica de sectores económicos como el turismo y la pesca, base de su economía, que se verían gravemente afectados en caso de vertidos accidentales. Por ello, la Alianza Mar Blava reclama que el archivo definitivo de este proyecto de Cairn Energy en el golfo de Valencia y el de Spectrum Geo Limited en el mar Balear.

FIN DE COMUNICADO
Para más información: Carlos Bravo (626 998 241), Hazel Morgan (669 415 279), Diego Ojeda (651 649 777), Mª Angels Marí (654 988 950).

 

© 2017 Alianza Mar Blava