LA ORGANIZACIÓN OCEAN CARE, ASESORA ESPECIAL DE LA ONU SOBRE PROTECCIÓN MARINA, SE UNE A LA ALIANZA MAR BLAVA

Ocean Care lleva recogidas 200.000 firmas de ciudadanos suizos, alemanes y austriacos contra las prospecciones petrolíferas en Baleares

La Alianza Mar Blava da la bienvenida a la prestigiosa organización suiza Ocean Care, que ha decidido formar parte de la Alianza y sumar sus esfuerzos contra las prospecciones petrolíferas en el Mediterráneo.

Ocean Care, que desde el año 2011 es asesor especial de la ONU sobre protección del medio marino, es una asociación, creada en 1989, cuya labor fundamental es la defensa de los océanos y de la vida marina, labor que desarrolla a nivel mundial mediante actividades de investigación, campañas de conservación, de educación ambiental y de intervención en diferentes foros internacionales.

Asimismo, el Acuerdo de Mónaco sobre la Conservación de los Cetáceos del Mar Negro, el Mar Mediterráneo y la Zona Atlántica Contigua (ACCOBAMS), reconoció en 2004 a Ocean Care como entidad asociada. El Acuerdo ACCOBAMS fue adoptado en Mónaco el 24 de noviembre de 1996 y ratificado por España el 2 de febrero de 1999. El objetivo de ACCOBAMS es adoptar medidas coordinadas para conseguir y mantener un estado de conservación favorable para los cetáceos. A tal fin, las Partes prohibirán y adoptarán todas las medidas necesarias para eliminar, cuando no se haya hecho ya, cualquier captura deliberada de cetáceos, y cooperarán para crear y mantener una red de zonas especialmente protegidas para la conservación de los cetáceos.

Desde 1997, Ocean Care lleva a cabo una serie de proyectos de conservación de los mamíferos marinos en peligro de extinción, con el objetivo de aumentar el grado de protección de su hábitat en los diferentes medios marinos.

El trabajo de Ocean Care contra el ruido submarino se inició en 2002. Gracias a sus esfuerzos este problema de la contaminación acústica del medio marino se discutió en la Asamblea General de la ONU, a la que Ocean Care ofrece asesoramiento para lograr una regulación y una reducción de este tipo de polución.

Entre otras iniciativas, Ocean Care es co-fundador y principal instancia de la coalición, fundada en 2003, contra el ruido submarino, en la que junto con la Natural Resources Defence Council (NRDC, una de las principales organizaciones ambientales de EE.UU.) y otras 15 organizaciones, se trabaja conjuntamente para lograr una reducción y regulación del ruido en los océanos (www.oceancare.org/en/silentoceans/campaign_partners y www.oceannoisecoalition.org).

Durante las prospecciones sísmicas de las exploraciones petrolíferas se produce una gran contaminación acústica del medio marino, ya que, mediante la utilización de cañones de aire comprimido sumergidos, se realizan, cada 10-15 segundos durante varios meses, explosiones con una intensidad sonora de hasta 260 dB que se trasmiten a través del agua y cuyas ondas pueden desplazarse horizontalmente centenares de kilómetros. Este enorme nivel de ruido tiene consecuencias fatales para la fauna marina, incluyendo ballenas y delfines, pero también para las especies de peces de interés comercial, tal y como se ha demostrado mediante numerosas investigaciones científicas.

Actualmente, Ocean Care está llevando a cabo una campaña contra las prospecciones petrolíferas en el Mediterráneo. Entre otras actividades, ha puesto en marcha la campaña “S.O.S. FROM IBIZA” (www.oceancare.org/en/sos_from_ibiza.cfm) con la que ha conseguido desde el 1 de agosto más de 200.000 firmas de ciudadanos de países de habla alemana, contra las prospecciones petrolíferas en las Baleares en una petición on-line auspiciada y soportada por Avaaz.

El pasado 4 de agosto, más de 150.000 de estas firmas (recogidas por tanto en apenas dos días) fueron entregadas a responsables de la Dirección General para la Sostenibilidad de la Costa y el Mar del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), a quienes, en una reunión mantenida ese día en Madrid, se trasmitió la enorme preocupación internacional que generan los proyectos de prospecciones petrolíferas en el Mediterráneo que se están tramitando en el MAGRAMA y la petición de todas estas personas, potenciales turistas para España, de que el Gobierno español rechace estos proyectos de búsqueda de petróleo en las frágiles aguas de las Islas Baleares. Además se les comunicó el apoyo internacional a las demandas de la Alianza Mar Blava.

Para Ocean Care, la exploración y posterior explotación de hidrocarburos en el Mediterráneo y, en concreto, en zonas sensibles como las Islas Baleares, es una actividad demasiado peligrosa, no sólo para el medio ambiente, sino también para sectores importantes de la economía, como el turismo y la pesca. Según sus responsables: “Si el Gobierno español aplicase adecuadamente las decisiones internacionales existentes conducentes a reducir el ruido subacuático, la Declaración de Impacto Ambiental que se está elaborando para los proyectos de prospecciones petrolíferas en el Mediterráneo sólo pueden contener una conclusión negativa para esos proyectos”.

Así mismo, Ocean Care trabaja contra la contaminación química de mares y océanos, así como en la problemática de la sobrepesca. Participa también, desde 1992, en la Comisión Ballenera Internacional (CBI), en defensa de los intereses de los cetáceos.

La adhesión de Ocean Care se hace dentro de la categoría de Amigos de la Alianza Mar Blava, a la que anteriormente se han unido la Asociación Centaurea, Asociación Tursiops, Greenpeace, Ecologistas en Acción de Cataluña, Ecologistas en Acción del País Valencia, Oceana y Salvia Team.

FIN DE COMUNICADO

© 2017 Alianza Mar Blava