ALIANZA MAR BLAVA PIDE AL ACCOBAMS QUE INVESTIGUE LOS SONDEOS ACÚSTICOS REALIZADOS ILEGALMENTE EN AGUAS BALEARES ENTRE JULIO DE 2012 Y JULIO DE 2013

COMUNICADO DE PRENSA

17 de abril de 2015

Ante la falta de respuesta del MINETUR y del MAGRAMA ALIANZA MAR BLAVA PIDE AL ACCOBAMS QUE INVESTIGUE LOS SONDEOS ACÚSTICOS REALIZADOS ILEGALMENTE EN AGUAS BALEARES ENTRE JULIO DE 2012 Y JULIO DE 2013

Ante la falta de respuesta por parte de la Administración central a las peticiones realizadas por la Alianza Mar Blava para que se efectúe una investigación a fondo de los sondeos ilegales que tuvieron lugar en aguas baleares entre julio de 2013 y julio de 2013 y se depuren debidamente las responsabilidades a las que eventualmente hubiera lugar, la Alianza ha puesto oficialmente estos hechos en conocimiento del tratado internacional ACCOBAMS.

ACCOBAMS es el acrónimo (siglas inglesas) por el que se conoce al Acuerdo sobre la Conservación de los Cetáceos en el Mar Negro, el Mar Mediterráneo y la Zona Atlántica Contigua. Fue adoptado en Mónaco el 24 de noviembre de 1996 en el marco de la Convención sobre la Conservación de Especies Migratorias (Convenio de Bonn-CMS) y entró en vigor en 2001, siendo previamente ratificado por España, que es por lo tanto miembro de pleno derecho de este tratado.

La Alianza Mar Blava ha pedido a la Secretaría de ACCOBAMS y a su Comité Científico que le proporcionen asistencia para asegurar que se lleva a cabo una investigación totalmente transparente en estas actividades. Igualmente la Alianza ha pedido a ACCOBAMS que inste a las autoridades españolas competentes para que proporcionen toda la información disponible acerca de estos sondeos ilegales.

Además, la Alianza ha pedido a ACCOBAMS que averigüe qué compañías estuvieron operando con sus barcos de sondeos acústicos en la zona en las fechas mencionadas, con o sin el permiso correspondiente, y cualquier otra información que pudiera comprender mejor el comportamiento atípico de los cachalotes documentados por investigadores independientes.

El pasado mes de diciembre, la Alianza Mar Blava dio a conocer que los sondeos acústicos que se detectaron en aguas baleares en abril de 2013 y cuya autoría la Consellería de Agricultura, Medio Ambiente y Territorio del Govern balear atribuyó inicialmente a la compañía Seabird Exploration, se llevaron a cabo, en realidad, desde julio de 2012 a julio de 2013.

La Alianza Mar Blava obtuvo esa información de un informe de la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar, que forma parte del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), de fecha 11 de noviembre pasado perteneciente al expediente del proyecto de adquisición sísmica promovida por Spectrum Geo Limited en el mar Balear.

En este informe, la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar dice textualmente:

Esta Dirección General ha tenido conocimiento de la detección mediante hidrófonos en las aguas circundantes a las islas Baleares de detonaciones de air-guns desde julio de 2012 hasta julio de 2013. Además, durante esta época se ha detectado una distribución y abundancia anómala de cachalotes en la zona del sur de las islas Baleares, que podrían ser consecuencia de esas detonaciones, y que pueden suponer un riesgo para esta especie. No se tiene conocimiento, a pesar de  haber consultado a todos los organismos que pudieran estar relacionados con una posible campaña de sísmica, de que se haya autorizado una prospección de ese tipo en el entorno de las islas Baleares. Estos hechos resultan preocupantes y recomiendan la precaución a la hora de evaluar este tipo de proyectos. Desde las competencias de protección de las especies marinas que ostenta esta Dirección General, se considera que hasta que no se haya determinado la fuente de esas detonaciones de air-guns y determinado el posible impacto que pueden generar en esta área de tanta relevancia para los cetáceos, tortugas y aves marinas, no se deberían autorizar campañas de sísmica en el entorno de las islas Baleares”

Este informe de la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar confirma que esos sondeos ilegales produjeron afecciones sobre especies protegidas y otras variables ambientales a nivel balear. De hecho, entre abril y julio de 2013, organismos independientes detectaron que a consecuencia de esos sondeos se produjeron, en aguas baleares, movimientos erráticos de rorcuales y cachalotes, precisamente en una época crítica, la reproductora, y sobre unas especies en franca regresión y protegidas a nivel nacional e internacional.

La Alianza, que continuará por ésta y otras vías su propia labor de investigación de estos sondeos ilegales, lamenta la ausencia de respuesta al respecto de la Dirección General de Política Energética y Minas del Ministerio de Industria, Energía y Turismo (MINETUR) y de la Dirección General de Calidad, Evaluación Ambiental y Medio Natural del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA). La Alianza considera que la Administración tiene medios suficientes para averiguar dónde se llevaron a cabo en realidad estos sondeos acústicos (en qué zona estaba actuando el barco con los cañones de aire comprimido o airguns) y, de haber sido en aguas españolas, conocer qué empresa o entidad los realizó, y si ésta contaba o no con la necesaria autorización de la Administración.

El objetivo del Acuerdo ACCOBAMS es reducir las amenazas a los cetáceos en el Mediterráneo y el Mar Negro y mejorar el conocimiento de estos animales. Es el primer acuerdo vinculante a los países de las dos subregiones (un total de 28 Estados), lo que les permite trabajar juntos en un asunto de interés general. Es pues una herramienta de cooperación para la conservación de la biodiversidad marina en estos dos mares.

Dado que su objetivo primordial es adoptar medidas coordinadas para conseguir y mantener un estado de conservación favorable para los cetáceos, a tal fin, las Partes acordaron prohibir y adoptar todas las medidas necesarias para eliminar, si no se hubiera hecho ya, cualquier captura deliberada de cetáceos, y cooperar para crear y mantener una red de zonas especialmente protegidas para la conservación de los cetáceos.

En cuanto a su estructura, existe una Secretaría del Acuerdo, dentro de la Secretaría del Convenio de Bonn, así como un Comité Científico asesor formado por personas cualificadas como expertos científicos en la conservación de los cetáceos, como órgano asesor de la Reunión de las Partes.

FIN DE COMUNICADO

Para más información: Carlos Bravo (626 998 241), Coordinador del Secretariado Técnico de la Alianza Mar Blava.

© 2017 Alianza Mar Blava