LA PROTECCIÓN DEL CORREDOR DE MIGRACIÓN DE CETÁCEOS COMO ZEPIM ANTES DE NAVIDAD, EN MANOS DEL CONVENIO DE BARCELONA

COMUNICADO DE PRENSA
16 de diciembre de 2017

Mañana empieza la Cumbre del Convenio de Barcelona

LA PROTECCIÓN DEL CORREDOR DE MIGRACIÓN DE CETÁCEOS COMO ZEPIM ANTES DE NAVIDAD, EN MANOS DEL CONVENIO DE BARCELONA

Madrid/Zurich, 16 de diciembre de 2017: Mañana, domingo 17 de diciembre, representantes de los Estados ribereños del mar Mediterráneo se reúnen en la 20ª Conferencia de las Partes (COP 20) del Convenio de Barcelona, en Tirana (Albania), hasta el miércoles 20 de diciembre, para discutir importantes acciones de conservación de cara a la protección de este mar semi cerrado y su importante pero amenazada biodiversidad.

Una de las decisiones centrales que deberá tomar la COP 20 y que es ampliamente esperada por los conservacionistas en todo el mundo se refiere a la propuesta presentada por el Gobierno español para declarar las aguas entre las Baleares y el territorio continental español como un Área Especialmente Protegida de Importancia para el Mediterráneo (ZEPIM), figura de protección ambiental internacional del Convenio de Barcelona.

Conservacionistas y científicos de todo el mundo han pedido al Gobierno español durante años que se dé el paso de proteger el citado corredor de cetáceos debido a la importancia de estas aguas como zona de migración para el rorcual común y de alimentación para ésta y otras especies de ballenas y delfines y para su biodiversidad marina en general. Algunos de los argumentos se expresan en una declaración actualmente firmada por 39 científicos marinos de renombre internacional y 36 organizaciones internacionales de conservación marina, que representan en conjunto a millones de socios. Esta declaración fue entregada personalmente por OceanCare, NRDC y Alianza Mar Blava a altos funcionarios del Ministerio de Medio Ambiente español. La iniciativa se lanzó como una reacción de la comunidad científica internacional a los continuos esfuerzos de la industria petrolera para obtener licencias para explorar recursos potenciales de hidrocarburos en la zona que darían como resultado actividades de perforación intensiva, con un grave impacto ambiental.

A lo largo de 2016 y 2017 también se ha logrado una larga serie de apoyos institucionales muy significativos en España para esta iniciativa en favor de la declaración de esta ZEPIM, a petición de Alianza Mar Blava, OceanCare y NRDC, entre los que se incluye el Congreso de los Diputados, el Parlamento Balear, el Gobierno de las Islas Baleares, la Generalitat de Cataluña y la Generalitat de Valencia, los Consells Insulares de Mallorca, Menorca, Formentera e Ibiza, y los Ayuntamientos de Barcelona, ​​Valencia, Palma de Mallorca así como los de Ibiza, Mahón, Ciudadela, entre muchos otros en las Islas Baleares.

El Gobierno español ya ha lanzado el proceso para que se declaren estas aguas como ZEPIM con un Decreto que tendrá que publicarse en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y mediante el cual se declarará el Corredor de Migración de Cetáceos como Área Marina Protegida y se aprueba un régimen de protección preventiva en el área. Este régimen de protección establece la prohibición de los estudios sísmicos con cañones de aire comprimido y otras tecnologías, así como cualquier actividad extractiva en esta área.

Estamos muy cerca de obtener un gran éxito para la protección internacional de estas aguas españolas. No solo sería un logro muy positivo para la protección de los ecosistemas y la fauna marina del mar Mediterráneo, sino también un gran paso con respecto a la necesaria descarbonización de nuestra economía para hacer frente al desafío del cambio climático, ya que la protección de este corredor de cetáceos implicará la imposibilidad de llevar a cabo varios proyectos de prospecciones de hidrocarburos que diversas compañías petroleras (Cairn Energy, Repsol, …) han solicitado en este área“, declaró Carlos Bravo, portavoz de Alianza Mar Blava, una plataforma intersectorial cuya misión es aumentar la protección del Mediterráneo Mar. Actualmente, la Alianza está compuesta por más de 120 miembros, incluidas administraciones públicas (de las Islas Baleares y Cataluña) y entidades del sector privado (como el turismo, la pesca y el náutico) y de la sociedad civil.

La decisión sobre la declaración oficial de estas aguas como ZEPIM es de extraordinaria importancia, ya que, de conseguirse, indicará que se ha escuchado a la ciencia, que se ha entendido que es urgente un cambio sustancial en nuestra política energética y que las políticas de conservación de la biodiversidad se tienen realmente en cuenta. No se puede dejar pasar esta oportunidad“, afirmó Nicolas Entrup, portavoz de OceanCare y NRDC, dos ONG internacionales, miembros de Alianza Mar Blava, que se dedican principalmente a la reducción de actividades que provocan contaminación acústica submarina en los océanos del mundo.

Esta zona del Mediterráneo ha sido recientemente identificada como un “punto caliente de ruido submarino” en un estudio científico internacional en el que se analizaron las actividades que causaban ruido antropogénico en el mar Mediterráneo. Los conservacionistas esperan que después de la declaración de estas aguas como ZEPIM, uno de los próximos pasos sea la elaboración y aprobación de un plan de gestión general para reducir los niveles de contaminación acústica submarina.

Enlace a la declaración firmada por científicos y ONG

Para más información:
Carlos Bravo, Alianza Mar Blava (+34 626 998 241, secretariatecnica@alianzamarblava.org)
Nicolas Entrup, OceanCare y NRDC (+ 43 660 211 9963, nentrup@oceancare.org)

© 2018 Alianza Mar Blava