¿Petróleo en el Mediterráneo?

Hay una serie de proyectos de prospecciones petrolíferas en el área balear-levantino-catalán, que amenazan las Islas Baleares. El propósito final de estos proyectos es extraer petróleo en el subsuelo marino, en aguas profundas, por medio de plataformas petrolíferas en alta mar. Son proyectos de la misma naturaleza que el que provocó el mayor vertido de crudo de la historia (de tres meses de duración): el de la plataforma Deepwater Horizon de British Petroleum en el golfo de México, el 20 de abril de 2010, un desastre medioambiental cuyos efectos perdurarán durante décadas.

En 2014, el trabajo de la Alianza Mar Blava en contra del proyecto de sondeos acústicos de Cairn Energy en el golfo de Valencia (en un área de gran valor ecológico localizada frente a las costas de Ibiza y Formentera y de la Comunidad de Valencia), sumado al de otras plataformas contrarias a las prospecciones surgidas en las diferentes islas de las Baleares y al esfuerzo de cientos de voluntarios, fue el catalizador de numerosas iniciativas, actos de protesta y multitudinarias manifestaciones, así como de la presentación de más de 128.000 alegaciones (de las cuales 117.000 procedían de Baleares) de ciudadanos contrarios a este proyecto. Estas alegaciones fueron registradas legalmente en este procedimiento administrativo lo que, dado su elevado número, ha constituido un récord histórico de enorme trascendencia en un proyecto de estas características en España.

Se presentaron, además, decenas de alegaciones de Administraciones, instituciones, ONG, entidades del sector privado, del sector del turismo, del náutico, de cofradías de pescadores, etc., todas ellas contrarias al citado proyecto. En todas esas alegaciones se hacía hincapié en los negativos y críticos impactos medioambientales que tendría este proyecto para la fauna marina y sus hábitats, así como para las especies de interés pesquero. Hay que citar también el informe de septiembre de 2014 emitido por la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar, perteneciente al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), que desaconseja de forma contundente la realización de este proyecto de Cairn Energy en el golfo de Valencia

El clamor ciudadano contra estas prospecciones promovidas por Cairn Energy motivó al Govern balear a apoyar el rechazo a este proyecto y al resto de prospecciones petrolíferas planeadas en torno a las Islas Baleares, como la de Spectrum. Lo mismo sucedió con todos los Consells insulares. Es también el caso del Parlament balear, donde se han aprobado unánimemente varias mociones en este mismo sentido, gracias al trabajo de los distintos partidos políticos.

Ante la evidencia de que se publicaría en breve una Declaración de Impacto Ambiental negativa del proyecto y para evitar el daño que ello produciría a su imagen y a sus intereses económicos, Cairn Energy tuvo que solicitar oficialmente al Ministerio de Industria, Energía y Turismo (MINETUR), a finales del pasado mes de abril, la extinción de los permisos que le fueron otorgados en 2010, por los cuales la empresa se hacía con los derechos a explotar comercialmente los yacimientos de petróleo o gas que pudiera encontrar en esa zona.

Sea como sea, el caso es que el trabajo conjunto de organizaciones de diversos ámbitos del sector público y del privado y de la sociedad civil ha conseguido echar a una poderosa petrolera y evitar que ésta pudiera llevar a cabo su pretendido objetivo de llenar el golfo de Valencia de plataformas petrolíferas poniendo en riesgo el medio ambiente, la pesca y las bases económicas de las islas Baleares y la vecina Comunidad de Valencia.

La victoria conseguida frente a Cairn Energy es una demostración de lo que venimos defendiendo desde la Alianza Mar Blava: todas estas prospecciones petrolíferas se pueden evitar, podemos lograr que las Islas Baleares queden permanentemente fuera de ese peligro. Y todo ello a un coste muchísimo menor en comparación a lo que se gastan las petroleras en intentar sacar adelante sus proyectos.

Mapa de exploración y explotación de hidrocarburos en la región levantino-balear

Exploración y explotación de hidrocarburos en la región levantino-balear

Parece que ahora los esfuerzos de Cairn Energy y del MINETUR se van a centrar con fuerza en que salga adelante el proyecto de adquisición sísmica de Seabird Exploration en el golfo de León (en la misma zona donde, quizá no tan casualmente, Cairn Energy ha solicitado 12 permisos de investigación de hidrocarburos: áreas “Nordeste I” a “Nordeste XII”). Y no olvidemos tampoco que está en tramitación el nefasto proyecto de sondeos acústicos de Spectrum en el mar Balear. Ambos con un enorme impacto ambiental negativo que la Alianza Mar Blava ya se ha encargado de exponer con claridad a las autoridades en sus escritos de alegaciones.

Harían bien estas empresas en aprender las lecciones derivadas del caso de Cairn Energy en el golfo de Valencia y anunciar en consecuencia que abandonan sus respectivos proyectos. También deberían tener en cuenta los datos del sondeo internacional World Wide Views Climate and Energy, promovido por la ONU y por el Gobierno de Francia de cara a la Cumbre de París sobre cambio climático de finales de año, en el cual se concluye que el 69,2% de los españoles aboga por “suspender definitivamente la exploración de todas las reservas de combustibles fósiles”. Los tiempos están cambiando y el de los combustibles fósiles está llegando a su fin.

 

© 2017 Alianza Mar Blava