¿Quiénes son los que amenazan nuestras aguas?

Diversas empresas petroleras [Cairn Energy (a través de su filial española “Capricorn Spain Limited”), Repsol (a través de su filial “Repsol Investigaciones Petrolíferas, S.A.”, RIPSA), CNWL Oil España,S.A.”, “Petroleum Oil & Gas España, S.A.” y “CEPSA E.P., S.A.”] y varias compañías que ofertan sus servicios a aquellas [Spectrum Geo Limited, Services Petroliers Schlumberger] están actualmente activas en el área balear-levantino-catalán del Mediterráneo con una serie de proyectos de exploración y explotación de hidrocarburos que amenazan la economía y el medio ambiente de las CC.AA. ribereñas de este mar.

Vamos a ver con algo más de detalle a estas empresas y los proyectos que tiene en marcha o en tramitación en nuestras aguas.

Spectrum Geo Limited

Creada en 1986, con base en Inglaterra, Spectrum se define a sí misma como “un jugador clave en el mercado de servicios sísmicos”. De acuerdo con su propia descripción en Internet, la compañía se centra en la entrega de datos sísmicos multi-cliente de alta calidad y cuenta con la biblioteca de datos 2D marinos más grande del mundo.

Estos son algunos extractos de su página web oficial:

“Spectrum se encuentra entre las compañías de más rápido crecimiento de la industria sísmica. El grupo Spectrum ofrece prospecciones sísmicas innovadoras multi-cliente y servicios de imagen sísmica de alta calidad a la industria del petróleo y gas mundial desde sus oficinas en los EE.UU., Noruega, Reino Unido, Brasil, Australia, Indonesia y Singapur”.

“Nuestra visión corporativa es ser líderes mundiales en proporcionar servicios de imagen sísmica multi-cliente a través de la persistencia, la dedicación y el compromiso con la calidad. Spectrum establece regiones clave para la prospectividad de hidrocarburos, y resuelve los retos de obtención de imágenes que permiten a nuestros clientes tomar las mejores decisiones de exploración con los datos que compran”.

 “La biblioteca de Spectrum de datos sísmicos multi-cliente se especializa en la cobertura regional e incluye proyectos de las regiones productoras de petróleo más importantes del mundo. Nuestros equipos experimentados de geocientíficos integran interpretación sísmica con datos de pozos e información de teledetección remota (gravedad, magnética, SAR SEEP, electromagnéticas, etc.) para evaluar el potencial de hidrocarburos de las cuencas en las que trabajamos”.

 “La estrategia de la empresa se centra tanto en las principales regiones productoras de hidrocarburos del mundo, además de nuevas áreas de frontera identificados como de importancia clave por nuestro experimentado equipo de geocientíficos. Los nuevos proyectos se seleccionan cuidadosamente para asegurarse de que son relevantes para la futura exploración de hidrocarburos”.

 Spectrum Geo Limited solicitó en 2013 ante el Ministerio de Industria, Energía y Turismo (MINETUR) que se iniciase la tramitación de un proyecto de prospecciones petrolíferas denominado “Campaña Sísmica 2D en Áreas libres del Mediterráneo Noroccidental-Mar Balear”, que afectará a un área de grandes dimensiones desde el norte de Menorca hasta el sur de Formentera e Ibiza, por todo el Este del archipiélago balear.

Este proyecto se encuentra actualmente en proceso de evaluación de impacto ambiental en el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA). Spectrum presentó en junio de 2015 el Estudio de Impacto Ambiental del proyecto y se está a la  espera de que MINETUR, como órgano sustantivo, publique en el BOE el anuncio de apertura del periodo de información pública para presentación de alegaciones.

 Pero ¿es Spectrum una empresa respetuosa con el medio ambiente y sensible con el sentir de la opinión pública? ¿qué dice Spectrum con relación al medio ambiente? En su web se puede leer:

“Las actividades del Grupo relacionadas con la recopilación de datos sísmicos indican que existe un nivel de interacción con el medio externo. Spectrum está trabajando continuamente en sus procedimientos operacionales con el fin de minimizar el impacto ambiental y social de las personas, las comunidades y el entorno en el que operamos”.

 “Spectrum deberá minimizar el impacto de sus actividades sobre el medio ambiente. (….). Spectrum se esforzará por lograr este compromiso siempre mediante la evaluación de nuestro impacto sobre el medio ambiente, las operaciones para minimizar el impacto sobre el medio ambiente y la planificación constantemente medios para mejorar la búsqueda”.

 Pero la práctica nos ha demostrado que esas declaraciones son mera palabrería vacía. Spectrum carece en realidad de la más mínima sensibilidad social y medioambiental.

Como se constató en la reunión que responsables de Spectrum mantuvieron con la Consellería de Medio Ambiente del Govern balear el pasado 28 de octubre, esta compañía desprecia la rotunda oposición que toda la sociedad balear y las instituciones elegidas democráticamente que la representan ha manifestado a su proyecto de prospecciones.

Spectrum también pretende ignorar el impacto medioambiental crítico e irreversible que ocasionaría su proyecto de sondeos acústicos. Pero hay un hecho incontrovertible: la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar (DGSCM) del MAGRAMA emitió el 11 de noviembre de 2014 un informe relativo a este proyecto, el cual concluía que: “teniendo en cuenta la enorme superficie en la que se pretenden realizar los trabajos sísmicos, y el amplio periodo temporal, se considera que la potencial afección negativa sobre la fauna marina presente en el área de actuación es de una magnitud suficiente como para desaconsejar que se desarrolle el proyecto”. Además, como recuerda la DGSCM, el proyecto no es compatible con los objetivos establecidos en la legislación de protección de la biodiversidad ni los objetivos de la Ley 41/2010, de 29 de diciembre, de protección del medio marino y de los objetivos de las estrategias marinas.

La Alianza Mar Blava, el Govern balear, los Consells insulares y diversos ayuntamientos han hecho llegar a Spectrum escritos en los que se le hace ver la inviabilidad social y medioambiental de su proyecto y se le pide que presente oficialmente a las autoridades españolas un escrito de desistimiento de su proyecto.

No sabemos si Spectrum Geo Limited sabrá finalmente entender todos estos importantes argumentos de índole social y medioambiental que se le han expuesto por diversas vías y, en consecuencia, decidirá actuar de forma responsable, renunciando a seguir con la tramitación del citado proyecto de prospecciones, pero si no lo hace así se enfrentará inevitablemente con una gran movilización social e institucional.

Services Petroliers Schlumberger

Schlumberger es la mayor empresa de servicios petroleros a nivel mundial. Así es, y la empresa lo exhibe sin ambages, con pretencioso orgullo, en su web y sus publicaciones oficiales:

“Con una historia y una cultura de la ciencia y la innovación, somos la empresa de servicios petroleros más grande del mundo. Nuestra gente inventa, diseña y aplica tecnologías que ayudan a los clientes a encontrar y producir petróleo y gas de manera más eficiente y segura, a menudo en lugares remotos y desafiantes”.

Schlumberger se autodefine también como “líder mundial en el suministro de tecnología, en la gestión integrada de proyectos y soluciones de información a los clientes que trabajan en la industria del petróleo y gas en todo el mundo. Empleando aproximadamente a 108.000 personas de más de 140 nacionalidades y trabajando en más de 85 países, Schlumberger ofrece la más amplia gama de la industria de productos y servicios desde la exploración hasta la producción”.

La empresa fue fundada en Bélgica en 1926, toma su nombre de Conrad y Marcel Schlumberger, hermanos que transformaron la industria de la energía con la idea revolucionaria de la utilización de medidas eléctricas para mapear formaciones rocosas del subsuelo.

Schlumberger tiene oficinas principales en París, Houston, Londres y La Haya. Los ingresos fueron de casi 50.000 millones de dólares en 2014. Las acciones de Schlumberger se cotizan en la Bolsa de Valores de Nueva York, en el Euronext París, Euronext Amsterdam, Londres y las seis bolsas de valores suizos.

La empresa suministra una amplia gama de productos y servicios para la evaluación de las formaciones geológicas a través de la perforación direccional, cementación y estimulación de pozos, y productividad de pozos hasta la consultoría, software, gestión de la información y servicios de infraestructura de IT que soportan los procesos operativos fundamentales de la industria.

En su web, en el apartado “Protección del Medio Ambiente”, se refleja unos compromisos con el medio ambiente muy poco avanzados. Tan solo dice: “Schlumberger se compromete a minimizar su impacto en el medio ambiente. Hacemos esto mediante la prevención de la contaminación, la reducción de las emisiones, consumir menos recursos naturales y la minimización de residuos”.

Para comprender bien qué es Schlumberger recomendamos la lectura de este artículo publicado en el diario británico The Guardian

Schlumberger es el actual promotor (en substitución de Seabird Exploration FZLCC, que fue el promotor inicial) del proyecto de prospecciones petrolíferas denominado “Campaña Sísmica en Áreas libres del Golfo de León frente a las costas de Cataluña y Baleares”. De forma probablemente no casual, el área que pretenden prospectar es prácticamente coincidente con la de los 12 permisos de investigación de hidrocarburos solicitados por la petrolera escocesa Cairn Energy en el golfo de León.

Este proyecto de Schlumberger se está tramitando ilegalmente pues se está dando validez a trámites procedimentales que ya no la tienen y se quiere evitar proceder a la fase de información pública (alegaciones). El Estudio de Impacto Ambiental (EsIA) es de 2012 y por tanto está caducado. De hecho no tiene en cuenta ni siquiera la existencia del proyecto de Spectrum Geo Limited, que fue presentado en 2013, y que se solapa espacialmente con el de Schlumberger.

Es un EsIA muy deficiente, lleno de incongruencias, contradicciones, inexactitudes y datos falsos como ha quedado claramente reflejado en un reciente informe de la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar de junio de 2015. El artículo publicado en La Vanguardia el 7 de septiembre pasado resume y refleja muy bien las conclusiones de dicho informe de la DGSCM del MAGRAMA.

Un estudio técnico del Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (CEDEX), organismo público dependiente del Ministerio de Fomento, ha desvelado múltiples errores en el informe sobre el impacto acústico del proyecto que, mal y tarde, ha presentado el promotor. El MAGRAMA solicitó al CEDEX su dictamen, imprescindible para decidir si autoriza el proyecto de prospecciones, cuya tecnología (utilización de cañones acústicos) es muy lesiva para la fauna y la pesca. El informe del CEDEX es un auténtico varapalo para Schlumberger al demostrar que el estudio de impacto acústico del promotor es inservible. El CEDEX dice, literalmente: “Se recomienda que se requiera al promotor la realización de un nuevo estudio acústico submarino que tenga en cuenta todas las consideraciones del presente informe”, “El modelo utilizado es demasiado simple”; “Se han encontrado anomalías importantes en los valores”, etcétera. Sobre el cálculo de las emisiones, afirma: “Está del lado contrario al de la seguridad, por lo que no resulta admisible”. Este artículo publicado en El País lo refleja perfectamente.

Además el impacto ambiental del proyecto es inasumible, por sus múltiples impactos a numerosas especies de fauna protegida y a los importantes caladeros de pesca de la zona.

Es especialmente grave el hecho de que dos terceras partes del área de adquisición sísmica prevista en el proyecto coincida espacialmente con el Corredor de Migración de Cetáceos, área que reúne las condiciones necesarias para constituir una Zona Especialmente Protegida de Importancia para el Mediterráneo (ZEPIM). Esta afección masiva del tramo Norte de este corredor migratorio debería ser motivo suficiente para determinar el carácter desfavorable de la declaración de impacto ambiental y la consiguiente denegación de la autorización solicitada por Schlumberger.

Es importante destacar que la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar del MAGRAMA ha establecido en diferentes documentos que no pueden realizarse operaciones de prospección sísmica marina, en ningún periodo, en las áreas de presencia de especies de cetáceos sensibles, como el citado corredor migratorio de cetáceos.

Este Corredor de Migración de Cetáceos, de importancia vital para la supervivencia de diversas especies de cetáceos protegidos, se ve seriamente amenazado por los proyectos de sondeos acústicos de Schlumberger en el golfo de León y de Spectrum en el mar Balear y por los permisos de investigación de hidrocarburos solicitados por Cairn Energy en el golfo de León.

Desde la Alianza Mar Blava, además del grave impacto ambiental de este proyecto, hemos denunciado públicamente la ilegalidad de su tramitación y solicitado la anulación del procedimiento actual. En caso de continuar éste sin ajustarse a la legalidad, habrá que emprender las correspondientes acciones administrativas y judiciales. Mientras tanto, Schlumberger pretende que el MAGRAMA emita cuanto antes una Declaración de Impacto Ambiental.

Plataforma petrolífera Leiv Eiriksson, operada por Cairn Energy en las costas de Groenlandia © <a href="http://www.flickr.com/photos/29680252@N05/3833990267">Ulrich Latzenhofer</a>

Plataforma petrolífera Leiv Eiriksson, operada por Cairn Energy en las costas de Groenlandia © Ulrich Latzenhofer

Cairn Energy

Cairn Energy es una compañía petrolera escocesa con base en Edimburgo fundada en 1981. La compañía opera en el Reino Unido, Noruega, Marruecos, Groenlandia y Irlanda, además de en España.  Su filial es España se llama Capricorn Spain Limited.

Cairn Energy se define a sí misma como “una de las empresas independientes líderes en Europa en la exploración y explotación de petróleo y gas”.

En cuanto a la sensibilidad ambiental y social, usa el mismo tipo de palabrería hueca y carente de sinceridad como en los casos de Spectrum y Schlumberger: “En Cairn, creemos que hay que hacer las cosas de la manera correcta. Para nosotros, eso significa desarrollar el mayor valor de nuestros activos y operaciones, nutriendo el talento de nuestra gente y la construcción de relaciones sólidas, abiertas y duraderas con todos nuestros grupos de interés. También significa que actuamos con respeto, para las personas y sus comunidades, el medio ambiente, el estado de derecho y los derechos humanos. Nosotros creemos, y actuamos en consecuencia, que tenemos la responsabilidad de cuidar a las personas, el medio ambiente y la sociedad”.

En España obtuvo en 2010 cinco permisos de exploración de hidrocarburos en el golfo de Valencia (llamados Albufera, Benifayó, Gandía, Alta Mar-1 y Alta Mar-2), que le fueron concedidos ese año, mediante los Reales Decretos 1774/2010 y 1775/2010, por el entonces ministro de industria, Miguel Sebastián, en la pasada legislatura. La empresa se hacía así con los derechos a explotar comercialmente los yacimientos de petróleo o gas que pudiera encontrar en esa zona.

Sin embargo, tras la rotunda movilización de la sociedad balear en 2014 contra su proyecto de sondeos acústicos en el golfo de Valencia (la primera fase dentro del programa de investigación de hidrocarburos),y ante la evidencia de que este proyecto recibiría una Declaración de Impacto Ambiental negativa, Cairn Energy tuvo que solicitar oficialmente al Ministerio de Industria, Energía y Turismo (MINETUR), a finales del pasado mes de abril, la extinción de los permisos que le fueron otorgados en 2010. El 22 de octubre de 2015 el BOE publicó la Orden ministerial que oficializó la extinción de esos permisos.

A pesar de ese fracaso, Cairn Energy no ha perdido interés por el petróleo que pudiera haber en aguas españolas.

Así, en 2011, Cairn Energy solicitó al MINETUR la concesión de 12 permisos de investigación de hidrocarburos (áreas llamadas “Nordeste I” a “Nordeste XII”) en el golfo de León, frente a las costa de Cataluña y Baleares (esta solicitud no ha sido aprobada todavía por el Consejo de Ministros).

En 2013, Capricorn Spain Limited junto con Shell Upstream Spain BV han solicitado los permisos de investigación de hidrocarburos denominados “Mesana 1”, “Mesana2”, “Mesana 3”, “Mesana 4” y “Mesana 5”. Dichos permisos se encuentran situados en el mar Cantábrico, frente a las costas del País Vasco. Esta solicitud tampoco ha sido aprobada todavía por el Consejo de Ministros.

Es importante destacar que esta empresa es la misma que inició en su día la búsqueda de petróleo en el Ártico. En sus prospecciones árticas, Cairn Energy ha demostrado ser una empresa opaca y con graves deficiencias en lo que se refiere a seguridad. Así, la empresa se negó durante muchos meses a publicar un plan detallado de respuesta a posibles vertidos en sus labores de perforación del Ártico. La publicación de este plan evidenció que era totalmente inadecuado para las condiciones extremas de aquel entorno.

© 2017 Alianza Mar Blava